Dólar alto sólo en la Argentina: cae contra resto de monedas

Economía

Pese al retroceso del dólar de los últimos días, la cotización de la divisa a $ 3,07 en las pizarras del microcentro aún está por encima del cierre de 2005 ($ 3,05). Es un aspecto que diferencia a la Argentina respecto de lo que ocurre prácticamente en casi todos los países, que en 2006 están atravesando un proceso de fuertes revaluaciones de sus monedas.

Una serie de razones está llevando a los inversores a alejarse de la zona del dólar, optando por otros activos, entre los que se destacan el oro y el petróleo, pero también las restantes monedas del mundo. En la Argentina también existe presión para que este fenómeno ocurra, pero las fuertes intervenciones diarias del Banco Central impiden que la divisa caiga más.

Para el modelo de Néstor Kirchner se trata de una situación favorable, ya que permite que el peso se siga devaluando contra las restantes monedas del mundo. En teoría, esto podría ayudar a incrementar las exportaciones a mercados como el europeo o el asiático.

Estos cuatro primeros meses de 2006 mostraron una pérdida paulatina del valor del dólar contra el resto de las monedas por varios motivos.

Básicamente existe preocupación por el déficit creciente que mes a mes presentan las cuentas públicas estadounidenses. El agravamiento del conflicto con Irán (por ahora diplomático, pero que podría transformarse en militar) aumenta el nerviosismo por la necesidad de mayor gasto que debería enfrentar el gobierno de George W. Bush.

  • Buena opción

    Santiago Palma Cané, director de la consultora Fimades, destacó que «la revaluación que están teniendo el euro, la libra o el yen contra el dólar es mucho más suave que la ocurrida en 2004». En promedio, los incrementos de las principales monedas contra la divisa estadounidense oscilan entre 2,5% y 5% en lo que va del año (ver cuadro). «No estamos previendo -agrega Palma Cané- que el euro pueda volver a 1,36 contra el dólar, por lo que para los inversores podría resultar una buena opción desprenderse en parte de sus tenencias en esta moneda y pasarse a títulos en dólares, que ofrecen tasas cercanas a 5% anual».

    En caso de que la Reserva Federal aumente de manera más agresiva las tasas, en los próximos meses podría cambiar súbitamente este panorama, ya que los inversores estarían tentados por los mayores rendimientos a pasarse a la zona del dólar.

    Las monedas del sudeste asiático también están atravesando un proceso de fuerte revaluación, con el consiguiente debilitamiento del dólar. Pese a los pronósticos, en 2005 el proceso no se produjo debido a las fuertes intervenciones de los bancos centrales, similar a lo ocurrido en la Argentina.-Pero este año el ingresode divisas para invertir en mercados como el de Tailandia, Corea o Indonesia se profundizó, ante los buenos datos macroeconómicos que presentan estos países (por ejemplo, altos superávits fiscales y balanza comercial positiva).


  • Contagio

    Además, la presión de los Estados Unidos para que China revalúe más su moneda (ante la preocupación por la invasión de productos de ese origen) contagió antes a los principales vecinos. La duda que existe en este caso es si el gobierno estadounidense conseguirá que los chinos acepten revaluar más su moneda, cuya flexibilización cambiaria recién arrancó a mediados del año pasado.

    En Brasil, por otro lado, continuó durante 2006 la revaluación del real generada por el mismo fenómeno: un fuerte ingreso de capitales ante el aumento de la confianza de los inversores extranjeros. El dólar cayó de 2,32 reales a principios de año a apenas 2,13 en la actualidad. Y algunos analistas predicen que podría finalizar a 1,95 a fin de año. Aun así, la balanza comercial bilateral entre la Argentina y Brasil continúa agrandándose cada vez más a favor de nuestros vecinos.
  • Dejá tu comentario