Dólar: Gobierno pierde un "ancla" y el ritmo lo marcará la inflación

Economía

Por la suba de precios, el Tipo de Cambio Real Multilateral quedó levemente por debajo del nivel pactado con el FMI. Analistas entienden que el BCRA deberá mantener un crawling peg más cercano al IPC mensual. Ayuda la inflación norteamericana.

Al Gobierno se le terminó el espacio para usar el tipo de cambio como ancla antiinflacionaria, más allá de los compromisos asumidos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que lo obligan a no retrasar el dólar. De acuerdo con los datos del Banco Central, el tipo de cambio real multilateral de marzo se ubicó casi en un punto de equilibrio, tanto para importar, como para exportar y cerró la brecha con el dólar oficial.

El pasado 22 de abril el Índice del Tipo de Cambio Real Multilateral cerró en 99,9 puntos, es decir, un nivel que también tuvo en junio del 2012 y sobre el final del 2013. Esto quiere decir que el valor del tipo de cambio oficial actual es el más adecuado para comerciar con los 12 principales socios comerciales del país. De ahora en más va a tener que seguir a la inflación mensual para no comenzar a quedar apreciado, aunque la inflación de Estados Unidos le estaría dando una mano.

Martín Calveira, economista del IAE, la escuela de negocios de la Universidad Austral, explicó a Ámbito que “con la inflación mensual que tenemos la variación del tipo de cambio va atrás”. “El mes pasado tuvimos 6,7% y abril se supone que va a ser 5%, de modo que las variaciones del tipo de cambio nominal minorista deberían ser mayores para ir compensando o convergiendo a un número de equilibrio”, indicó Calveira.

Según señalan fuentes del Banco Central, la idea contemplada en el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en marzo es que la competitividad del tipo de cambio argentino se mantenga en los niveles que tenían a fines del año pasado. El 31 de diciembre el índice del TCRM era 102,5, lo que indicaría que hoy estaría apreciado apenas 2,6 puntos.

Calveria destacó que “la inflación de Estados Unidos en nivel del 7% u 8% anual está matizando la apreciación, es decir, se requiere menos de crawling peg”. Para algunos analistas, entonces, la pérdida de poder del dólar impactaría en medio punto mensual respecto de la necesidad de devaluar el peso, aunque señalan que en contexto de alta nominalidad es difícil medir esos movimientos relativos entre las dos monedas.

Respecto de Brasil, el peso estuvo apreciado gran parte del 2021 con un índice bilateral que llegó a 88 puntos, pero la tendencia se revirtió y actualmente se ubica en un punto de equilibrio del orden de los 100 puntos, lo cual también ayuda a Argentina a estar obligada a devaluar menos para poder exportar al país vecino.

Calveira destacó que el IAE cuenta con una serie histórica amplia del TCRM que comienza en enero de 1959 y termina en marzo de este año. En ese amplio lapso histórico el tipo de cambio real multilateral tiene un atraso del 21%. Mientras se discute entre economistas si Argentina tiene que ir hacia una dolarización o algún esquema de tipo de cambio fijo, los datos del BCRA indican que, en promedio, durante todo el período de Convertibilidad el tipo de cambio multilateral estuvo bastante apreciado con un índice de 75,7. Luego de la salida del bimonetarismo y hasta 2007 estuvo ultra competitivo, en nivel de 160, y después hasta 2017 se mantuvo en 111 puntos.

“Uno tiene que ganar competitividad por eficiencia productiva en inversión, pero si uno quiere conseguirla mediante una devaluación, se encarecen las importaciones y se le pega la actividad”, advirtió el economista quien dijo que por eso el Banco Central “está tratando de producir depreciaciones mínimas”.

En el IAE rechazan la idea de adoptar la moneda norteamericana que levantan algunos opositores, como Javier Milei. “Un escenario de dolarización no lo vemos posible y no lo vemos como una solución tampoco. Con la dolarización hay cláusula de entrada, pero no hay cláusula de salida como ya vimos con la convertibilidad”, indicó Calveira.

En tanto, el IAE señala en su último informe que el nivel del tipo de cambio real de marzo se encuentra en un nivel menor respecto del promedio de 2021, mostrando una apreciación de 12,1%. “Esto debido a las variaciones incipientes del tipo de cambio nominal y una elevada variación mensual del nivel de precios de la economía, es decir, que la variación de precios claramente deteriora a la ganancia de competitividad de la depreciación de la moneda nacional”, dice el informe.

De ese modo, señala que el “dólar de equilibrio estimado por el IAE-Austral (según el TCR promedio del período diciembre 2010-marzo 2022) en la cotización formal efectiva del mercado minorista sería de $194,3” y concluye que “el tipo de cambio actual estaría por debajo de ese valor en 1,1% y dependiente de la inflación futura”.

Dejá tu comentario