Lo que se dice en las mesas: de la fiebre del canje, a la calentura del dólar

Economía

¿Y para cuándo Miguel? Ilusos siguen pidiendo un Plan ¿o Flan? En calificación, Ecuador ganó. Huida de hedge funds. Escenarios EE.UU. y los mercados.

De la fiebre del canje, sin paradas intermedias, a la calentura devaluatoria. Tema excluyente. No hay encuentro virtual o presencial en el que no se hable, no se pregunte, no se debata, sobre la devaluación por venir. Claro que el interés de los inversores también indaga sobre los escenarios electorales en EE.UU., sobre el impuesto a la riqueza, y las pujas internas tanto en el oficialismo como en la oposición. Al fin y al cabo, en las mesas y bunkers financieros todo termina desembocando en un, ya clásico rezo: ¿y el Plan? Lo piden más que al billete. Receta más, receta menos, todos quieren ver un plan creíble. Si continúan los parches el billete seguirá escalando y hará cumbre. Ayer uno de los principales analistas de deuda soberana de una de las “tres hermanas” -calificadoras de riesgo- en diálogo con inversores locales fue tajante: el canje solo ofreció tiempo pero sino aparece una hoja de ruta el panorama seguirá complicándose. Explicó, comparado con el caso ecuatoriano, porqué Argentina apenas había subido un escalón tras el canje, entre otras cosas, porque hasta derribó un “mito” de que la deuda local no se defaultea. Además le falta negociar con el FMI y no hay señales de corregir los desequilibrios macro. Marcó que Argentina tenía la peor relación de ingresos externos sobre intereses externos del mundo: 24% vs. 5% Latam promedio. Para la mirada de las calificadoras la deuda argentina no es sostenible. En la región las próximas sorpresas pueden venir por el lado de El Salvador y Nicaragua, aunque señaló que en África están los mayores riesgos de default (Zambia, Mozambique, Gabón, etc.)

Si hay algo claro, aun desconociendo cuándo llega la vacuna, es que las recuperaciones que se están viendo en el mundo son más lentas de lo esperado. Hoy el debate es qué pasará cuando los gobiernos levanten los diques de contención de la pandemia. Lo que están viendo es cómo se transforma el mercado laboral donde los empleos transitorios crecen más rápido. Ven altos riesgos en la recuperación del mercado del trabajo donde se percibe una corriente de desempleo temporario que regresa. Extrapolando este panorama a la Argentina el horizonte es sumamente delicado, para no estar saltando en la cubierta del Titanic, ya que la mayoría de los países tienen margen fiscal para seguir asistiendo o pueden endeudarse sobre todo con la garantía de tasas bajas por unos años más. No hay duda que si primara el sentido común, hoy oficialismo y oposición deberían cerrar un consenso nacional para enfrentar lo que viene. Sin embargo, desde el expresidente Mauro, que reaparece casi en el protagónico de Mr. Chance (alias Chauncey Gardiner), el célebre personaje de Peter Sellers en Desde el Jardín, hasta las internas en el BCRA y el Palacio de Hacienda, en el FdT y en JxC, parecen sintonizar otro canal. Un legendario politólogo advertía que en un año electoral cómo se negociarán las paritarias sobre todo si se levantan los diques de contención. Mientras tanto, el CCL sigue su maratón de la mano de la huida de, quizás, los últimos hedge funds que quedaron atrapados con bonos acá. Claro que un astuto gestor advertía que todavía quedan los “real money”. Lo cierto es que en el campo, que temen flor de sequía, no se les ha movido un pelo con las últimas medidas. Y el BCRA sigue ajustando las tasas.

Las elecciones norteamericanas están en todos los menús virtuales de uno y otro lado del Atlántico. Al respecto el flamante jefe del MI5 señaló, casi alineándose con Trump, que mientras los servicios de inteligencia rusos brindan ráfagas de mal tiempo, China está cambiando el clima. Según la mirada de los “servicios” occidentales Sun Tzu estaría encantado al ver cómo se deben estar riendo los chinos de la forma en que Occidente ha sido destruido económicamente por el coronavirus, y ahora está cada vez más dividido por la polarización política, ya que la creciente inestabilidad de Occidente está influyendo en el plan de juego de China. Mientras crece el voto anticipado el consenso es que nadie espera que haya una definición el 3 de noviembre. Morgan Stanley les dijo a sus clientes que hay un 80% de probabilidad de que el resultado no se determine en la noche de las elecciones. Un sondeo en siete países europeos clave (Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, España, Suecia y el Reino Unido) mostró una abrumadora mayoría a favor de Biden. ¿Pero qué escenarios se abren para los mercados? Un banquero de Wall Street aportó un resumen del BofA recordando que en el 2000 la Corte Suprema decidió la elección: Gana Biden con Senado demócrata= mercado alcista; Gana Biden con Senado republicano = mercado atascado bajista; Gana Trump con cualquier Senado = Estancamiento incierto; y Elección impugnada = oportunidad de compra.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario