Reservas: el Central compra menos y encima crece el atesoramiento

Economía

En las últimas semanas fue muy errático el BCRA en sus intervenciones. Las reservas siguen en cuarentena. Sin acuerdo con bonistas, se complica más. ¿Los u$s200 mensuales son un dique de contención del humor social?

Tras ajustar las clavijas del cepo cambiario el BCRA logró recomprar reservas. Venía perdiendo divisas en forma sostenida, así en la previa de la cuarentena vendió u$s680 millones y dejó mayo con un total vendido de u$s679 millones. Las mayores restricciones para acceder a divisas al tipo de cambio oficial implicaron que en las dos primeras semanas de junio el BCRA recomprara u$s314 millones y u$s361 millones respectivamente. Pero ya en la tercera y cuarta semana del mes en lugar de comprar fue vendedor neto. Fueron u$s9 millones en la tercera y u$s29 millones en la cuarta. La buena performance de la primera quincena le permite hasta ahora recuperar gran parte de lo perdido en mayo. Pero vuelven a encenderse las luces amarillas ante un BCRA vendedor.

La información oficial muestra que entre el 16 y 19 vendió en dos de los tres días de intervenciones y la semana pasada fue mitad y mitad con datos al martes pasado. Ya la temporada de grandes liquidaciones de divisas de los exportadores pasó, puede quedar algún remanente, pero al fin y al cabo no hará la diferencia, por más que cada dólar cuente y mucho. Por eso resulta curioso que haya prometido flexibilizar parte de las restricciones, sobre todo a la UIA, porque no hay duda que faltarán dólares, por lo menos, hasta que se despeje el intringuilis del canje de la deuda externa. El Balance Cambiario de mayo dio cuenta que la avidez por el billete verde está más intacta que nunca. Fueron 2,4 millones personas físicas las que compraron dólares para atesorar en mayo. Esto es el doble que en abril y seis veces la cantidad que en meses anteriores. Además la compra promedio volvió a subir, ahora a $190 (venía de $149 en febrero, u$s170 en marzo y u$s185 en abril). O sea, aumenta la cantidad de compradores y la compra promedio. Ergo, más drenaje de reservas del BCRA. Desde el Gobierno le bajaron los decibeles al tema de los u$s200 mensuales, porque actuaría como un dique de contención para el mal humor social, sobre todo de las capas medias. Ahora bien, estas 2,4 millones de personas no son ni grandes inversores ni “fugadores” de divisas. Solo intentan ahorrar o proteger, algo de sus ahorros o tenencia de pesos. Así se tuvo que en mayo el atesoramiento más que se duplicó (+105%) respecto de abril a u$s373 millones (u$s414 millones fueron compra de billetes y u$s36 millones fueron repatriados).

Por ende, visto que hasta el saldo comercial este año, por la pandemia y la recesión autóctona, será mucho menor (se estima una pérdida de u$s7.000 millones) es difícil pensar que el BCRA siga aflojando la cincha del cepo. ¡Qué bien vendría una línea contingente con la Fed como ya tiene México y Chile por ejemplo! Pero para eso primero hay que pasar por el FMI. Cabe señalar que en lo que va del año, parte del drenaje de reservas se explica precisamente por los pagos a los organismos internacionales. Por ello urge cerrar el tema de la deuda para de una vez por todas pensar en arrancar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario