¿Dónde estamos?, ¿y adónde vamos?

Economía

Por primera vez desde principios de la década de los '80, las tasas de corto plazo están por debajo de la tasa de inflación. Las acciones, en función de las ganancias de las empresas, se negocian en valores que históricamente superan con creces su promedio histórico (sólo a fines de los '90 estuvieron tan "caras" como ahora). El mercado inmobiliario alcanzó precios en la mayor parte de las regiones de los EE.UU. que son considerados excesivos. Es claro que el panorama para invertir en este momento es difícil. Podríamos pensar que lo más seguro son los bonos del Tesoro, especialmente los de largo plazo. Pero mientras algunos ven la suba de las tasas en la última semana como una señal de crecimiento, otros simplemente agregan que es la reacción de un mercado que está comenzando a tomar en cuenta el incremento del déficit estatal. De ser así, la idea de apostar por los treasuries no sería tan buena, pareciéndose a lo sumo a una elección entre "guatemala" y "guatepeor" (la suba de las tasas en el último mes significó una pérdida de capital de 8% para los tenedores de treasuries a 10 años). Si bien las blue chips registraron una suba de 0,41% en las últimas cinco ruedasesto fue únicamente merced a 0,71% que ganaron el viernes cuando el Dow cerró en 9.191,09 puntos, en tanto el NASDAQ se desbarrancó 4,17% registrando la segunda peor semana en lo que va del año. El oro continúa ganando terreno en tanto el precio del petróleo sigue clavado en los valores en los que arrancó el año (u$s 32,22 por barril) en lugar de descender hacia la zona de los u$s 15 por barril como esperaban los que apostaron por una pronta victoria en Irak. Sólo un tonto puede pensar que las cosas no están difíciles.

Dejá tu comentario