Duro editorial de The Economist: "Cristina en el país de la fantasía"

Economía

El semanario inglés The Economist publicó en su última edición una nota con duras críticas al gobierno de Cristina Kirchner, al considerar que en sólo cinco meses de gestión incumplió sus promesas electorales y promovió una errática política económica.

El artículo titulado "Cristina en la tierra de la fantasía" sostuvo que la administración de la ex senadora "luce desorientada" y perdió a "su cara nueva más importante" cuando renunció Martín Lousteau como ministro de economía.

"Ella obtuvo una fácil victoria en la última elección presidencial tras prometer el mantenimiento del impresionante desempeño económico de la Argentina junto a una mejora de las tensiones sociales y la reconstrucción de las relaciones exteriores. Sólo cinco meses después de que Cristina Fernández sucediera a su esposo, Néstor Kirchner en la Casa Rosada, Argentina está peor en las tres cosas", dice The Economist.

Tras ese párrafo inicial, agrega: "El gobierno luce desorientado. Ha provocado una revuelta impositiva por parte de los agricultores. El 24 de abril, perdió su nueva cara más importante cuando Martín Lousteau renunció como ministro de Economía en desacuerdo con la política económica. (Y) El precio de los bonos de Argentina se han desplomado debido a que los inversores muestran poca confianza en el gobierno".

La nota recuerda que la Argentina creció a una tasa del 8 por ciento anual desde 2003, lo que impulsó la popularidad de Néstor Kirchner, pero alerta sobre el crecimiento de la inflación y la manipulación de los índices oficiales del INDEC.

"Durante la campaña, la señora Fernández hizo que algunos analistas creyeran que sería más moderada que su combativo esposo.

Pero cualquier esperanza se ha desvanecido rápidamente. Ella ha mantenido la mayoría de sus ministros, sus políticas y su retórica. De acuerdo con cálculos extraoficiales, la inflación ha alcanzado el 25 por ciento, pero oficialmente es del 9", señala el semanario.

Sostiene que "el error de Lousteau parece haber sido su intención de actuar de acuerdo con las promesas de campaña para restablecer la credibilidad a las estadísticas oficiales".

"Su reemplazante Carlos Fernández no tiene entidad. En la práctica, Kirchner parece todavía estar al frente de la política económica", señala la publicación y recuerda el último mensaje del ex presidente a favor de no enfriar la economía para evitar el desempleo, la pobreza, la exclusión y la concentración de la riqueza.

No obstante, The Economist considera que el sobrecalentamiento y la inflación ya están trayendo alguno de esos inconvenientes a la Argentina y si no son corregidos las ocasionarán todos.

Para el semanario, para controlar la inflación y estabilizar la economía, el gobierno necesita permitir la apreciación del peso, reducir el crecimiento del gasto y los subsidios a la energía, además de elevar la tasa de interés.

"La señora Fernández está ya en una posición más débil que la que tenía su esposo. Muchos sondeos de opinión le dan una aprobación de sólo el 35 por ciento", completa el semanario.

Dejá tu comentario