Economistas destacan la baja de la inflación pero advierten sobre el atraso del tipo de cambio

Economía

En general existe un conceso que Argentina tiene una macroeconomía complicada pero que se está intentando normalizar. Uno de los temas de preocupación entre los analistas económicos es el "eventual atraso de tipo de cambio" y que el crecimiento estimado en el presupuesto nacional del 3,5% sea una meta "optimista".

En dialogo con ámbio.com el economista Daniel Marx sostuvo que "el tipo de cambio está influenciado por estos ingresos de capitales y habrá que ver cómo va actuar el Banco Central si acumula reservas o no llegado el caso y por lo tanto evitar una apreciación superior".

Para luego agregar: "Hoy Argentina no está barata comparada con otros países y las importaciones crecen bastante más rápido, pero hay que lograr que las exportaciones crezcan".

Asimismo, sostuvo que le preocupa "la sostenibilidad que esta expansión no sea algo temporario y después se disipe porque nadie nos financia porque no hicimos lo suficiente para mejorar las condiciones de competitividad. Esta es la luz amarilla y el déficit fiscal es parte de esa situación".

Por su parte, el economista Miguel Bein también fue categórico respecto al atraso del tipo de cambio al señalar: "Con una tasa de interés real de 8 puntos es lógico que el dólar este bastante quieto. Además, hay una oferta de dólares para financiar el déficit fiscal. Este un tipo de cambio que está sobrevaluado y hay 20 provincias que están pagando un costo por este tipo de cambio".

Aunque indicó que "este tipo de cambio es el precio que hay que pagar para bajar la inflación más rápidamente de lo que a lo mejor indicaba un análisis más global de la macroeconomía Argentina"

Respecto a cómo ve la economía sostuvo que "con un déficit de 4 puntos en cuenta corriente externa y 6 puntos de déficit y 22% de inflación no se puede decir que sea una buena macroeconomía. Pero lo bueno es que la inflación está bajando, el déficit fiscal está bajando -poco- y el crecimiento está a un ritmo de alrededor del 3% incluso algo más", explicó el economista. Al tiempo que señaló que en sus cálculos estima un crecimiento del 2,8%.

Por su parte Miguel Ángel Broda reconoció que el año que viene la política fiscal sea "levemente contractiva". "La configuración macro de desinflación a través de tasas de interés reales altas, de falta de ajuste fiscal -financiado con endeudamiento externo y tipo de cambio flotante- lleva necesariamente a continuar la apreciación del peso, explicó el economista. Al tiempo que advirtió acerca de los "déficits gemelos: el fiscal y de cuenta corriente", concluyó Broda.

En tanto, el exministro de Economía, José Luis Machinea, sostuvo que el crecimiento del año 2018 "puede ser un poco menor porque el estímulo fiscal no va a estar y las exportaciones no están creciendo ".

Respecto al tipo de cambio Machinea afirmó que "hubiese preferido que el Banco Central hubiera mantenido el tipo de cambio un poco más alto un 10 o 15% de los valores actuales. El problema es que cuando uno lo deja estar mucho tiempo luego tiene que pegar un pequeño salto y esto genera incertidumbre. Yo preferiría otra estrategia", concluyó.

En general entre los economistas hay conceso de que el año que viene el país va a crecer, que la meta inflacionaria del Banco Central es "muy ambiciosa", que haría falta más "coordinación de la macro" pero rescatan que se está volviendo a la normalidad.



Encuesta

¿Cree que el tipo de cambio está atrasado?


Dejá tu comentario