19 de noviembre 2008 - 00:00

El gobierno italiano autoriza la venta de Alitalia

Empresa aérea italiana, Alitalia
Empresa aérea italiana, Alitalia
El ministro italiano de Desarrollo, Claudio Scajola, autorizó oficialmente la venta de la compañía de aviación Alitalia al consorcio de empresarios de la Compañía Aérea Italiana (CAI) por no menos de 1.000 millones de euros, anunciaron el miércoles fuentes gubernamentales en Roma.

"Con la venta se completa el proceso de creación de la nueva Alitalia, una compañía de bandera nacional privada, que continúa a representar al país y al 'Made in Italy' en el mundo", comentó Scajola.

El ministro autorizó al comisario extraordinario de Alitalia, Augusto Frantozzi, a vender los activos de Alitalia a CAI tal como estaba acordado.

Se trata de la última etapa de una serie de largas y complejas negociaciones para encontrar un comprador para la aerolínea italiana, en crisis desde hace diez años.

Alitalia pertenece en un 49,9% al Estado italiano y desde agosto pasado está administrada por un comisario extraordinario.

El plan para salvar a Alitalia presentado por CAI prevé el despido de más de 3.250 trabajadores así como la fusión con Air One, la segunda compañía italiana.

Todas las propuestas de compra de la compañía de aviación italiana, activa desde 1947, habían fracasado hasta ahora.

Alitalia tiene una deuda de unos 1.200 millones de euros.

El precio de venta no podrá ser inferior a 1.052 millones de euros, precisa el comunicado oficial.

La cifra fue establecida por un equipo de expertos del Banco Leonardo a pedido del gobierno.

CAI había propuesto la adquisición por mil millones de dólares las actividades relacionadas con el transporte de pasajeros (los activos de la empresa y sus deudas), pero aceptó aumentar su ofrecimiento, explica la nota.

El jefe de gobierno italiano, el conservador Silvio Berlusconi, quien a principios de año se opuso a la venta de Alitalia al poderoso grupo franco-holandés Air France-KLM en plena campaña electoral, de cara a las legislativas de abril que lo llevaron al poder por tercera vez, había prometido que encontraría una solución "italiana" para el futuro de la empresa, que pierde tres millones de euros al día.

La venta definitiva a CAI fue aprobada después de que la semana pasada la Comisión Europea autorizara el plan de rescate del grupo de inversores italianos, los cuales no deberán reembolsar el préstamo estatal de 300 millones de euros (unos 375 millones de dólares) juzgado ilegal por Bruselas.

El reembolso de ese préstamo, consentido por el gobierno italiano en abril, será responsabilidad de la vieja Alitalia, la cual será puesta en liquidación y mediante las ganancias que obtenga por la venta de activos podrá restituir la suma.

Todas las deudas de la vieja Alitalia, inclusive aquella con los proveedores, pasarán a cargo de la sociedad que será liquidada.

La nueva Alitalia, que contará con una red menor con respecto a la que tenía en el pasado, deberá emprender vuelo en diciembre.

Los nuevos propietarios deberán escoger en los próximos días o meses al socio internacional y están divididos entre Air France-KLM y la alemana Lufthansa, entre los grupos más sólidos del viejo continente.

La decisión fue aplazada para finales del año y según fuentes de prensa no va a ser una cuestión fácil ya que el jefe de gobierno presiona para que opten por Lufthansa.

En una reunión celebrada el martes con la canciller alemana Angela Merkel, los dos dirigentes manifestaron abiertamente el deseo de que la aerolínea alemana se convierta en la socia internacional de Alitalia.

Los enemigos del acuerdo con Air France-KLM temen que se favorezca al aeropuerto romano de Fiumicino en detrimento del milanés, eje de operaciones de la zona más rica e industrializada de la península y de donde provienen el mismo Berlusconi y sus aliados nacionalistas de la Liga Norte.

CAI, que se comprometió a invertir 1.000 millones de euros en la nueva empresa, preve fusionarse con Air One, la segunda compañía del país.

El plan de CAI es rechazado por una parte del personal, entre ellos pilotos y azafatas, los cuales realizan desde hace diez días "operaciones tortuga" en varios aeropuertos lo que ha generado el caos y la anulación de cientos de vuelos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar