El IPC subió en agosto un 2,7%, impulsado por el rubro alimentos

Economía

El índice de precios al consumidor trepó 40,7% en relación al mismo mes de 2019, la cifra más baja en términos interanuales de los últimos dos años. Advierten por una aceleración hacia diciembre.

La inflación de agosto se ubicó en 2,7%, en línea con lo previsto por el mercado, lo que representó una aceleración de 0,8 p.p. con respecto a julio. Así, la variación interanual registró un incremento del 40,7%, la cifra más baja para un período similar desde septiembre de 2018. En tanto, el acumulado en lo que va de 2020 asciende a 19,9%.

Según destacó el INDEC, la división alimentos y bebidas no alcohólicas subió un 3,5% y fue la que mostró “mayor suba e incidencia”. “Los aumentos observados en Verduras, tubérculos y legumbres; Frutas; Café, té, yerba y cacao; Aguas minerales, bebidas gaseosas y jugos; y Carnes y derivados explican la mayor parte del incremento”, señaló el organismo, que remarcó: “En segundo lugar, se destacaron los aumentos en las divisiones Equipamiento y mantenimiento del hogar (3,5%) y Recreación y cultura (3,3%). En el primer caso, por aumentos observados en bienes para el hogar (muebles, textiles y artefactos) mientras que en el segundo caso incidieron los incrementos en libros, diarios y revistas y juguetes. En ambos casos las subas en electrodomésticos y productos electrónicos también incidieron en los incrementos”.

La categoría Estacionales presentó un incremento del 4%, explicado principalmente por las subas en verduras, tubérculos y legumbres y frutas. Por el contrario, los Regulados treparon sólo un 1%, debido al congelamiento de las tarifas de los servicios públicos y los planes de telefonía celular. El IPC Núcleo, en tanto, observó un alza de 3% en agosto.

Como dato destacado, el INDEC señaló que la división Restaurantes y hoteles (1,9%) “incluyó por primera vez, desde el inicio de las restricciones a la circulación, los relevamientos de bienes provenientes de Restaurantes y comidas fuera del hogar, acompasada por la mayor apertura del rubro en todo el país”.

“El desplome de la actividad a raíz del impacto de la pandemia tuvo su reflejo también en la desaceleración de la inflación: registros del 1,8% promedio mensual entre abril y junio, contra niveles por encima del 3% en los seis meses anteriores. Esta desaceleración todavía equivale a una tasa anualizada del 24% anual, lo que muestra que aún con una demanda débil que no convalide aumentos y con un tercio de la canasta sujeta a un congelamiento, la inercia inflacionaria sigue siendo alta, poniendo un piso elevado de cara a la recuperación que se espera”, analizó la consultora LCG.

De cara a los próximos meses, la firma señaló: “Difícilmente se pueda esperar menores registros de inflación en los próximos meses. Por un lado, empezarán a sentirse las autorizaciones de subas en medicamentos (que habían sido congelados hasta junio), combustibles y determinados precios sujetos al programa de precios cuidados otorgados en los últimos días. Esperamos una aceleración mensual hacia fin de año, consistente con una inflación anual del 37% hacia diciembre”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario