El lado oculto: mantenimiento

Economía

El faraónico emprendimiento del tren bala, iniciativa que embandera la impronta del gobierno de Cristina de Kirchner, y que implica una desmesurada inversión de u$s 4.000 millones financiada con más deuda pública, tendrá hoy su puntada final cuando se firme la letra chica del contrato (ver nota aparte). Ya Martín Lousteau rubricó la aprobación del financiamiento del emprendimiento ferroviario.

Pero más allá de los pros y contras del megaproyecto, en estas horas trascendieron nuevos datos oscuros. Son los gastos de mantenimiento que deberán aprobarse, una fuente de recursos atractivos con que cuentan las empresas vinculadas, encabezadas por Alstom. De más está decir que la forma en que se diseñó el tren bala garantiza la dependencia técnica de las compañías francesas que se encargarán de concretar el emprendimiento.

Dejá tu comentario