El NYSE ya no es centro del mundo

Economía

Toda suerte de personas lo ha hecho, desde Imelda Marcos hasta los humildes bomberosque participaron de los rescates del 11 de setiembre. Es que el rito de tocar la campana de apertura en el NYSE, algo así como la invocación matutina a los dioses del comercio, es uno de los símbolos más poderosos del capitalismo.

Sin embargo, este llamado no parece ser hoy tan efectivo como lo fuera en el pasado. Es cierto que mirando los números más habituales, esto no salta a la vista. De hecho, en apenas horas el Promedio Industrial podría fácilmente romper todas sus marcas históricas.

Es que el temor a la inflación ha menguado, el precio del petróleo cayó en la semana de u$s 66,25 por barril a u$s 63,33 (la geopolítica y el clima estuvieron a favor), el costo del dinero se muestra estable en torno a 4,8% anual ( treasuries a 10 años), el Dow, merced al 0,29% que ganó el viernes al cerrar en 11.560,77 puntos (la reestructuración de Ford fue mal recibida, pero gustaron las ventas minoristas), acumuló una diferencia positiva de 1,48% en cinco días que llevó a 7,87% el saldo anual, y la nueva semana luce "tranquila".

  • Problemas

    Sin embargo, la "mayor aspiradora" de fondos de todo el globo está con problemas. La suba iniciada en 2003 ha servido para disimularlo, pero la verdad es que Nueva York está perdiendo su puesto como centro financiero del mundo. En el último año el listado de empresas extranjeras creció a nivel mundial 2,57% (el de las locales, 1,23%, así que la globalización sigue sana y a toda marcha), pero en los EE.UU. decreció 0,13%. Si bien específicamente el NYSE ha resistido esta tendencia con todo tipo de estratagemas (incluyendo la campana), hoy es en Londres donde está lo más fresco del dinero internacional.

    Desde ya que la situación está lejos de ser dramática (el listado local norteamericano creció 1,87%), pero de todas formas es un problema que preocupa.
  • Dejá tu comentario