El pasado excelente y el futuro incierto

Economía

Todo parecía estar a favor (de hecho, pocos minutos después de las 10 el Dow rozaba 11.742 puntos), pero por alguna razón "los dioses" del mercado decidieron que la jornada, semana, mes y trimestre, no terminara con el Dow marcando un nuevo máximo histórico.

Es cierto que el volumen no acompañÓ (los 1.466 millones de papeles negociados en el NYSE fueron tal vez la mejor exteriorización del auténtico interés de los inversores), pero esto en nada cambia que a pesar de que históricamente el tercer trimestre del año tiende a ser el peor (el menos alcista), el que acaba de terminar quedó con una suba de 4,74% como el mejor para el Promedio Industrial de los últimos ocho (y el mejor tercer trimestre en 11 años). También es cierto que, aunque no cambie demasiado (si bien se los considera un hecho, casi no se apuesta por la fecha en que tendremos nuestro próximo cierre "récord"), cada vez que el Dow sobrepasa los 11.700 puntos en el piso del NYSE, el murmullo de los operadores suena diferente.

  • Descanso

    Con este escenario podríamos pasar lista a las noticias que pudieron afectar al mercado en la última rueda (las declaraciones del presidente de la Fed de St. Louis, Hewlett Packard, y la investigación del Congreso, los problemas judiciales de Altria, los números sobre gasto y consumo personal, etc.), pero si algo justifica 0,34% que retrocedió el Dow en la sesión del viernes (quedó en 11.679,07 puntos), es la idea de "un descanso" después de "tanta suba" (veníamos de cuatro ruedas consecutivas al alza). Después de lo que se esperaba fueran dos meses "difíciles" como lo han sido históricamente agosto y setiembre (esta vez fueron todo lo contrario), hay una especie de consenso a favor de un octubre también positivo. Los próximos cinco días veremos un cúmulo de datos macro, pero el destino del mercado parece más sujeto a lo que pasará luego con el arranque de la temporada de balances.
  • Dejá tu comentario