Empresas alimenticias piden cambios al proyecto de ley de etiquetado frontal

Economía

El proyecto de etiquetado frontal, con apoyos y cuestionamientos, ya lleva más de un año en el Congreso. En octubre del 2020 obtuvo la media sanción del Senado pero todavía resta la votación en la Cámara de Diputados. Según pudo saber Ámbito, el oficialismo buscará convertirlo en ley antes de fin de año pero hay tensión con las empresas. La Cámara Argentina de la Industria de Bebidas sin Alcohol y el Centro de la Industria Lechera enviaron cartas al Congreso para solicitar modificaciones en la normativa. Piden una especificación más laxa para los quesos y eliminar las advertencias para productos con cafeína y edulcorantes.

El 13 de julio pasado en un plenario de las comisiones de Legislación General, de Acción Social y Salud Pública, Industria y Defensa del Consumidor, del Usuario y de la Competencia y de Industria de Diputados se emitió dictamen favorable para la iniciativa que busca rotular con octógonos en forma de advertencia las características de los alimentos y bebidas. Pese a que surgió la versión de que en noviembre de este año podría caer el proyecto de no ser tratado, en rigor el estado parlamentario dura hasta diciembre de 2022, con lo que lo que podría darse de baja es el dictamen en cuestión.

En una nota dirigida al presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa, a la titular de la Comisión de Legislación General Cecilia Moreau y el presidente de la Comisión de Acción Social y Salud Pablo Yedlin, entre otros, la Cámara Argentina de la Industria de Bebidas sin Alcohol, señaló: “en líneas generales, estamos de acuerdo con el propósito del referido proyecto de ley y consideramos loable el fin perseguido a través del mismo; aunque no podemos dejar de mencionar que hay algunas cuestiones sobre las que nos permitimos disentir”. En ese sentido, cuestionó la inclusión de leyendas precautorias, similares a las que se aplicarían a alimentos altos en azúcares y grasas saturadas, para la cafeína y los edulcorantes, que según la misiva “no son nutrientes críticos”.

Al mismo tiempo asegura que ciertas regulaciones “no cuentan con evidencia científica, generan confusión y por lo tanto resultan irrazonables”. En ese punto, advirtió que “ninguno de los países vecinos que ya han regulado el tema ha incluido una leyenda de advertencia semejante, para edulcorantes o para cafeína”.

Asimetrías

Al Congreso también llegaron los reclamos del Centro de la Industria Lechera, asociación que representa a pequeñas, medianas y grandes empresas del sector. En sus misivas, la institución planteó que el proyecto de etiquetado frontal de alimentos obligará a que “el 70 % de los quesos lleve sellos por exceso de sodio y exceso de grasas saturadas”. En ese sentido, consideran que “generará asimetrías, problemas legales, productivos y logísticos en el Mercosur al impactar negativamente en las exportaciones de productos lácteos de Argentina”.

Por último, la entidad sostiene que “lo más apropiado sería que los lácteos tengan un tratamiento particular, basado en la necesidad de promover su consumo dentro de una dieta equilibrada y, al mismo tiempo, establecer límites especiales de los nutrientes críticos, con el objeto de estimular la reformulación facilitando el cumplimiento de las recomendaciones de las Guías Alimentarias para la Población Argentina”.

Dejá tu comentario