En 4 días títulos caen 7% y la Bolsa bajó 14%

Economía

Los bonos posdefault cayeron más de 3%; y la Bolsa, 4,25%. En cuatro días, el desbarranque de los títulos públicos acumuló 7%; y las acciones, 14%. No parecen ser los mercados de un país que salió del default, sino de uno que se aproxima muy rápido al dirigismo con control de precios y de renta de las empresas. Esta visión influye hoy a los inversores. Basta ver sus movimientos. Las caídas de precios van acompañadas de un fuerte crecimiento de negocios. Esto significa que los inversores no intentan defender precios de sus activos, sólo quieren salir de ellos y tomar ganancias, si existen, o minimizar pérdidas. Por eso, las cotizaciones todavía no encuentran piso. Todo lo ganado en los días previos al default se perdió por la suba de las tasas en EE.UU., al principio, y por el discurso antiempresario del gobierno, después. No extrañó en este escenario que D'Elía, el líder piquetero, haya dicho luego del bloqueo a las estaciones de servicio: «Vamos a disciplinar a los mercados».

Las acciones y los bonos se derrumbaron por cuarto día consecutivo, porque además de la suba de las tasas en Estados Unidos, el discurso antiempresario del gobierno preocupa a los inversores. Primero fue el boicot a la Shell, después la ley que regula la renta de las empresas de servicios públicos y ahora la afirmación ante el presidente de Chile, Ricardo lagos, de que las empresas son las culpables del recorte de las ventas de gas a ese país.

El mercado respondió con bajas en la Bolsa de 14% en cuatro ruedas. Lo que preocupó de la de ayer es que todas las bajas fueron acompañadas por un fuerte volumen de negocios, una ecuación que muestra que los inversores no hacen esfuerzos para defender el precio de sus bonos o acciones; sólo piensan en venderlos.

En bonos, lo peor pasó por las series posdefault en dólares, que cayeron 3,25% en el caso del BODEN 2013, con un inusual monto de negocios de $ 32 millones en el Mercado Abierto Electrónico (MAE). Los BODEN 2012, la serie más importante en dólares, perdieron 2,50% con transacciones por nada menos que $ 300 millones. En el caso de estos bonos en dólares se combina la suba de la tasa en Estados Unidos con la preocupación por la economía local.

Cuando sube la tasa de los bonos del Tesoro, los títulos de los países emergentes caen para que aumente la renta que dan sus cupones. Hoy los BODEN están ajustando hacia abajo para que su tasa de retorno sea más alta. El BODEN 2012 llegó a tener una paridad de 90% frente al dólar hace una semana. Hoy está a 80%.

Los bonos posdefault en pesos que indexan por CER, y deberían estar en alza por los mayores índices de inflación que se esperan, también cayeron porque los hechos políticos son más fuertes que los indicadores económicos. El BOGAR 2018 retrocedió 2%, mientras los BOCON PRE8 y PRO12 perdieron 1%. Los bonos poscanje también bajaron, aunque con pocos negocios porque todavía operan en el mercado gris. Los Discount en pesos perdieron 1,25% en el mercado mayorista, mientas los Par en pesos bajaron 3,3%. En la Bolsa esos retrocesos fueron menores, pero los negocios allí son muy reducidos.

Las acciones no paran de bajar y con una oferta masiva de papeles. Ayer las accioneslíderes que integran el índice Merval perdieron 4,25% y el indicador quedó en 1.374,88 puntos. En cuatro días perdieron más de lo que ganaron en lo que va del año. El monto transado fue de $ 110 millones.

El dólar también tuvo un día agitado porque arrancó muy ofrecido ya que los exportadores de cereales liquidaron u$s 48 millones. Cuando tocó $ 2,9140, intervino el Banco Central con la compra de u$s 10 millones. Atrás vino el Banco Nación para adquirir u$s 40 millones y entre los dos dejaron al mercado con un dólar a $ 2,92, un valor similar al del viernes. En las casas de cambio, la divisa continuó a $ 2,93 para la venta. Para hoy, en las pantallas al poscierre las órdenes de venta igualaban a las de compra, lo que indica que la divisa seguirá equilibrada.

Hoy será otro día clave para el mercado porque el Banco Central licita Lebac. Se espera que la autoridad monetaria suba las tasas más cortas para sacar más dinero del mercado y así quitar presiones inflacionarias y aumentar su poder de compra de dólares con esos fondos que absorbe. De lo que no caben dudas es de que las Lebac indexadas serán tan buscadas como las Lebac a plazo.

Dejá tu comentario