Bueno: superávit comercial creció un 44% en el primer semestre

Economía

La caída interanual de las exportaciones se desaceleró en junio. Traccionó, además, el incremento de los envíos de productos agropecuarios que mostraron un variación positiva del 43,6%.

Todas las miradas están puestas en el saldo comercial. La demanda de dólares, los esfuerzos del BCRA por administrar la escasez parecen haber decantado los análisis más esforzados. En ese contexto, el número que se conoció ayer ofreció un respiro. El saldo comercial en los primeros seis meses del año fue de u$s8.097 millones, lo que marca un incremento del 44% con respecto al mismo período de 2019. El superávit es el resultado de una contracción de las exportaciones del 11% y un derrumbe de las importaciones del 23%, según el informe de intercambio comercial argentino que elabora el INDEC.

Si bien el saldo de junio, el último informado, fue de u$s1.484 millones (menor que el de mayo, que había ascendido a u$s1.893 millones), analistas consultados señalaron que el dato sigue siendo “alentador” para los planes del Gobierno de sostener una balanza comercial favorable.

El relevamiento del INDEC también marca que la caída interanual de las exportaciones se desaceleró en junio. Las ventas al exterior se desplomaron un 8,6% con respecto al mismo mes del año pasado, mientras que en mayo lo habían hecho un 16,3%.

Al profundizar el análisis se ve que la desaceleración de la caída estuvo motorizada principalmente por los productos agropecuarios primarios, que mostraron una variación positiva del 43,6%. En el otro extremo, las manufacturas de origen industrial se desplomaron un 45,9% frente al mismo mes del año pasado.

“Hay un combo de la recesión previa sumada a la pandemia. Sin embargo, a pesar de todo lo que está pasando, no fue una caída importante”, señaló a este medio el economista especializado en negociaciones económicas internacionales Horacio Cepeda. A su vez agregó: “China y el sudeste asiático son fundamentales para un repunte y China está creciendo de vuelta”.

Los especialistas señalan que las expectativas del Gobierno están puestas en que las exportaciones se recuperen en julio. El Centro de Estudios para la Producción, que trabaja dentro del Ministerio de Desarrollo Productivo, elabora un informe que releva la actividad industrial de los países que más le compran a la Argentina. Este indicador se incrementó un 7,6% y recortó casi seis puntos la baja interanual, según los datos publicados esta semana.

”El índice apunta a ser un orientador de la demanda de nuestros socios comerciales. Es esperable que si eso mejora tengamos una performance positiva de las exportaciones”, dijeron fuentes del Centro de Estudios para la Producción a Ámbito.

De la mirada de los especialistas se desprende también que la visión optimista del Gobierno se basa en que la demanda de productos primarios y de manufacturas de origen agropecuario, que ya representan más del 70% de las exportaciones, no caerá. “El mundo va a seguir comprando alimentos. A lo sumo se ajustará un poco el precio, pero no la cantidad”, dijo un funcionario del Gobierno a Ámbito. Las importaciones también mostraron signos de recuperación: habían caído un 31,8% en mayo y este mes descendieron un 20,8%. Esa variación es el resultado de la desaceleración de la caída de los bienes intermedios que solo mostraron un deterioro del 4,3% y de los bienes finales que tuvieron un alza superior al 7%.

Según señaló Cepeda, la flexibilización del aislamiento y la puesta en marcha de la actividad, también fueron claves para comprender el fenómeno ya que “los controles cambiarios y la regulación de las importaciones siguen siendo estrictos”.

El informe elaborado por el INDEC también marcó que el intercambio comercial argentino viene recortando la caída interanual. El mes pasado había sido del 23% y este mes fue del 14%.

Sin embargo, el futuro del comercio internacional sigue generando incertidumbre en el sector empresarial. “La disminución de la caída es una buena señal pero no garantiza totalmente que recuperaremos los niveles previos de las exportaciones”, dijo a Ámbito Tomás Canosa, director de Estudios Económicos de Asociación de Industriales Metalúrgicos de la Argentina. En ese sentido, explicó que “hay un exceso de oferta a nivel global y todavía se están rematando stocks”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario