¿Fin a tregua? Siguen trabas para exportar carne y trigo

Economía

Menos de una semana después del levantamiento del paro agropecuario, varios sectores del campo acumularon durante los últimos días nuevos motivos de malestar por causa del sostenimiento del polémico freno a las exportaciones de carne, trigo y maíz.

El escenario es complejo, ya que el gobierno insiste en que sólo se trata de una situación pasajera, pero en el campo no tienen noticias ciertas sobre si esta semana habrá una normalización. En el caso de la carne, persiste una paralización de los envíos al extranjero desde que el lunes pasado venció el plazo oficial, que debe renovarse vía una resolución del Ministerio de Economía. En el medio, la Dirección General de Aduanas (DGA) introdujo «una serie de exigencias que los exportadores aseguran son «imposibles de cumplir».

El sector privado ve la temida mano del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y alerta que «el sistema nuevo no es transparente ni eficiente», según indicó ayer un alto dirigente de Carbap. «Definir el costo de la mercadería con certificado de un contador no es un tema que deba involucrar al productor, sino al frigorífico. No puedo saber cuánto vale el animal hasta que no está listo para ser exportado», definió el especialista de la entidad rural bonaerense.

Existe incertidumbre en torno a cuándo volverán a habilitarse las exportaciones. La semana pasada, diversas fuentes de frigoríficos y ganaderos apuntaban a una supuesta orden de Cristina de Kirchner -aplicada a través de Moreno-para que «no salga carne hasta que no se normalice el Mercado de Liniers». Esta situación estaría superada, ya que entre viernes y sábado ingresaron unas 22 mil cabezas al mercado ganadero.

Mientras se restablece la provisión en carnicerías y supermercados, algunos consumidores argentinos experimentaron un hecho insólito: se dieron el lujo de comprar cortes de Cuota Hilton -costosa carne de envío exclusivo a la Unión Europea-a $ 10 el kilo en góndolas de Buenos Aires. «No volver a congelar» es la inscripción que delató a estos productos, los cuales habrían sido producto de una incautación del gobierno para abastecer al mercado interno.

  • Alarma

    También en materia de carnes, los exportadores se mantienen en vilo por la posibilidad de que el gobierno decida modificar el cupo de envíos. Este podría variar de 40 mil a 45 mil toneladas mensuales, con la salvedad de que pasaría a incluir Cuota Hilton, convenios país-país y novillos pesados que actualmente están por fuera de este cupo. De concretarse, este cambio implicaría una reducción de 30 mil toneladas al año.

    En lo que respecta a los granos, siguen cortadas las exportaciones de trigo. «Nunca se produjo la reapertura del mercado. Fue una mentira del gobierno, que una vez más no cumplió con su palabra», sentenció ayer una fuente rural. Estas exportaciones están cerradas desde el 10 de marzo, un día antes del anuncio del nuevo sistema de retenciones móviles. Se esperaba una normalización para principios de este mes, pero en el sector no había hasta ayer noticias al respecto. «Es una lástima, porque queda un saldo exportable de casi 2 millones de toneladas, que no se aprovechan y quedan almacenadas. Y no se consumirán en el mercado interno, porque ya está abastecido», informaron desde el sector productivo.

    A su vez, otra de las promesas hechas por el gobierno que aún no experimentó avance es el cobro del «precio lleno» para los productores de trigo, que reclaman nivelar el ingreso que perciben en el mercado local con el del internacional, superior en alrededor de 30%. Por su parte, desde la Asociación Maíz Argentino (Maizar) alertaron sobre las dificultades para la exportación que provoca la información complementaria que comenzó a exigir la DGA desde el miércoles pasado. «Entendemos que estas medidas complican las exportaciones de maíz, ya que los datos solicitados son presentados a la ONCCA y la AFIP por las empresas exportadoras», advirtió la entidad.

    Entre la nueva cosecha y el remanente del año anterior, la Argentina contará con más de 22 millones de toneladas de maíz. El saldo exportable rondaría los 14 millones de toneladas, indicó Maizar.
  • Dejá tu comentario