FMI confirmó misión para octubre y hoy habrá reunión entre Guzmán y Massa

Economía

El ministro Martín Guzmán repasará hoy en un almuerzo con Sergio Massa los pilares de la negociación, el proyecto de Presupuesto y la estrategia para su aprobación.

El Fondo Monetario Intenacional (FMI) confirmó ayer que una misión técnica del organismo visitará la Argentina a principios de octubre próximo, en el marco del pedido formal presentado por el Gobierno para comenzar conversaciones para alcanzar un nuevo programa de financiamiento. Lo hizo el vocero el FMI, Gerry Rice, en la tradicional conferencia de prensa que cada jueves brinda en Washington. “Aún no puedo decirles si será física o virtual…, pero la visita del personal comenzará a principios de octubre”, agregó el funcionario del organismo.

El objetivo de esa misión “sería conocer de primera mano los planes económicos y las prioridades políticas de las autoridades argentinas, que podrían sustentar el programa apoyado por el FMI, que han solicitado. Estamos en ‘modo escucha’”, resumió Rice al ser consultado por la prensa sobre el estado de las conversaciones.

En esa línea, y para repasar los pilares de la negociación con el FMI, el proyecto de Presupuesto y delinear una estrategia que termine en su aprobación, Guzmán almorzará hoy en su despacho con Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados y uno de los armadores políticos del oficialismo.

Fuentes con conocimiento de la reunión le contaron a Ámbito que, para Guzmán, y más allá de las conversaciones con el FMI, el Presupuesto 2021 es “el plan o la estrategia de Gobierno para la recuperación”. El funcionario lo dejó claro el martes pasado cuando estuvo en Diputados. “Este es un esquema macroeconómico integral si se lo quiere llamar programa pues está muy bien con nosotros”, dijo en alusión a los reiterados pedidos del establishment y la oposición sobre un plan que genere certidumbre del rumbo económico. La reunión con Massa se producirá en el cierre de la segunda semana de intranquilidad y volatilidad que mostraron todos los activos argentinos debido al impacto negativo del endurecimiento del cepo cambiario.

El objetivo ahora es político: Guzmán buscará blindar, en el encuentro con Massa, el futuro del Presupuesto 2021. Esta estrategia no es nueva en el ministro: hizo lo mismo con el proceso de negociación de la deuda, cuando apostó a conseguir el respaldo de los legisladores argentinos para exhibir mayor músculo en el proceso que debía enfrentar con los acreedores externos. Lo mismo hará, adelantó, con el acuerdo al que se llegue con el Fondo Monetario Internacional. Frente a la intranquilidad económica por la pérdida de reservas del Banco Central, las señales que busca dar el Gobierno para tranquilizar al mercado vienen por el lado de la política.

Aun con las reestructuraciones de deuda local e internacional todavía frescas, la incertidumbre generó un efecto sombrío sobre las perspectivas económicas del Gobierno. Las malas noticias se apilaron esta semana: la disparada de las cotizaciones de los dólares financieros y el aumento de la brecha a casi el 100%; el ruido por el contrapunto entre los bancos, la Anses y el Central que generó intranquilidad en los ahorristas por la suspensión de la venta de dólares a través de homebanking; la aceleración de la salida de los depósitos de los bancos, aun cuando los expertos remarcan la solidez del sistema para responder a esa demanda; y la publicación de una serie de datos oficiales que muestran el duro impacto de la pandemia en el mercado de trabajo y distribución del ingreso.

En su exposición del martes, Guzmán destinó un mensaje especial a la oposición, a la que pidió un debate “serio” y “responsable”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario