20 de enero 2005 - 00:00

Gobierno propuso suba de tarifas de 16% a empresas francesas

Las empresas francesas instaladas en Argentina deben entender la nueva realidad económica del país y aceptar las actuales tarifas, en pesos y no en dólares, que no podrán subir más de 16%, recordó este jueves en París el ministro de Economía, Roberto Lavagna.

En una entrevista con Radio Francia Internacional (RFI), el responsable, que acompaña al presidente Néstor Kirchner en su visita de trabajo de tres días en París, reconoció que existe una gran negociación en curso con varias empresas francesas, sobre todo Suez, que distribuye agua a Buenos Aires vía su filial Aguas Argentinas.

"Durante las negociaciones hemos hablado de un aumento de las tarifas del orden del 16% que servirá para aumentar las inversiones en 250 millones de pesos a los que agregaríamos una cifra algo menor de inversiones directas del Estado hasta llegar a 400 millones", explicó el ministro, subrayando que las empresas francesas deseaban un aumento mucho mayor que podría rondar el 60%.

La visita de Kirchner a París coincide con un periodo difícil para Suez y para la firma de electricidad EDF, que entraron en Argentina en la ola de privatizaciones de los noventa y vieron cómo el periodo de bonanza se hizo añicos en 2002, cuando el peso argentino se vino abajo.

En este momento, las compañías desean subir considerablemente las tarifas de sus servicios, pero el gobierno argentino no está dispuesto a permitirlo y las dos empresas se estarían planteando incluso una salida del país.

"Estamos en plena negociación. El problema mayor es que las empresas tienen que pasar de un esquema con tarifas en dólares, e incluso indexadas a la inflación estadounidense, a tarifas en pesos", explicó Lavagna.

Según él, Suez y EDF, vía su filial argentina Edenor, siguen pensando en sus antiguas tarifas en dólares aunque ahora "todos los precios en Argentina son en pesos porque los salarios de la población son en pesos". El resto es pasado.

Frente a las amenazas de Suez de salir de Argentina, Lavagna estimó que puede tratarse del "escarceo propio de la negociación"

"O tal vez pueda terminar siendo el resultado si es que no hay acuerdo pero no lo sabemos todavía y es preferible no llegar a este punto", estimó.

• Chirac con Kirchner

El presidente francés, Jacques Chirac, no descartó hoy la posibilidad de que se rescinda el contrato de Aguas Argentinas, como una forma de superar "un incidente" y dar continuidad a las inversiones del país europeo en la Argentina, afirmó el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

Fernández se pronunció de esa forma tras calificar de "formidable" el resultado del encuentro que mantuvieron por la mañana el mandatario galo y el presidente Néstor Kirchner, en París.

El funcionario dijo que Chirac definió el caso de Aguas Argentinas como "un incidente, una piedra en el zapato que hay que sacarse para seguir caminando".

"Hasta le dijo en algún momento el presidente Chirac al presidente Kirchner que si había que rescindir la concesión, hay que rescindirla y seguir adelante. Y también que todos los inversores franceses están contentos en la Argentina y que quieren seguir disfrutando del momento económico que la Argentina vive", enfatizó Fernández.

A su vez, el portavoz de Chirac, Jerome Bonnafont, destacó al término del encuentro bilateral la importancia de solucionar rápidamente los problemas entre el Gobierno argentino y varias empresas francesas.

"El presidente Chirac subrayó la importancia de solucionar rápidamente los casos difíciles, en particular, los de las empresas concesionarias de servicios públicos", explicó el vocero, según declaraciones citadas por agencias de noticias internacionales.

En los últimos días, la distribuidora de agua Suez dejó trascender a través de la prensa que podría irse del país si el Gobierno nacional no cede a sus reclamos.

Suez, principal accionista de Aguas Argentinas, quiere un aumento de tarifas de alrededor de 60 por ciento, pero el Gobierno considera que ese reajuste no debe superar 20 por ciento.

Además, el Gobierno reclama un determinado nivel de inversiones por parte de la empresa, en tanto que en los últimos días le impuso millonarias multas tras denunciar fallas en el sistema de distribución de agua.

En tanto, también debe definirse la situación de Electricité de France (EDF), controladora de la distribuidora eléctrica Edenor.

Según el mandatario francés -señaló su portavoz- solucionar estos problemas es "capital para disipar todo lo que podría afectar a la confianza de los inversores franceses deseosos de estar presentes en la Argentina".

En tanto, el jefe de Gabinete calificó de "formidable por la sinceridad y cómo se abordaron los temas" el resultado del encuentro entre Kirchner y Chirac.

Sobre la cuestión de Aguas Argentinas, Fernández destacó que "se seguirá conversando", pero se limitó a citar palabras de Chirac, quien no descartó que la rescisión del contrato sea una forma de solucionar la situación.

"Lo que el presidente ha dicho es que es un incidente, textualmente fue la palabra que usó el presidente Chirac, que debe ser resuelto de un modo u otro", puntualizó.

Fernández relató: "Dijo que si debe denunciarse el contrato, que se denuncie, pero no puede ser que hay tantos inversores contentos en la Argentina y que este tema termine influyendo" negativamente en la situación.

"Es como una piedra en el zapato, hay que sacar la piedra y seguir caminando", fue la metáfora utilizada por Chirac, según dijo el jefe de Gabinete.

Durante el encuentro con Chirac, acompañaban a Kirchner el canciller argentino Rafael Bielsa, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, y la primera dama, la senadora Cristina Fernández de Kirchner.

Por su parte, el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, señaló hoy que las negociaciones con Suez está en un "punto complejo", pero alertó que las discusiones no se pueden plantear en términos futbolísticos.

"Cuando el Gobierno tuvo que rescindir una concesión lo hizo, pero esto no es un partido de fútbol, es un problema de intereses y los intereses se arreglan en las mesas de negociación", señaló el ministro luego de mantener
reuniones con representantes de la empresa francesa.

De Vido reseñó que "la negociación esta en un punto complejo, con diversidad de criterios fuertes, en algunos casos, y coincidencias en otros", y aseguró que el Gobierno "siempre tiene la expectativa de llegar a un buen término".

Dejá tu comentario

Te puede interesar