Impuestos: sin cambios, inicia dura agenda de vencimientos

Economía

En el Gobierno están atentos al comportamiento de Ganancias de las sociedades, que es uno de los principales aportes del año al fisco. Tributaristas insisten en ampliar la moratoria pyme.

Los contribuyentes, especialmente las empresas que cerraron sus balances en diciembre pasado, comenzarán a encarar desde la semana próxima una complicada agenda de vencimientos de impuestos nacionales, con el antecedente de que en abril, con un cronograma idéntico, se produjo una caída real de la recaudación del 25% según estimaciones del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

Con más de un mes ya transcurrido de cuarentena contra el coronavirus, en el Palacio de Hacienda están a la expectativa del pago anual del Impuesto a las Ganancias de las empresas porque históricamente ha engrosado de manera determinante las arcas del fisco. La diferencia con el escenario de abril, tal vez, sea que todavía el mes pasado se contaba con un resto de facturación de marzo, debido a que la cuarentena comenzó el 20 de ese mes. Ahora, tanto empresas como autónomos y monotributistas tienen que enfrentar sus obligaciones con un mes completo en el que la mayoría no pudo hacer casi nada.

Entre el 6 y el 7 de mayo empezarán a pagar los autónomos, mientras que entre el 11 y el 13 harán lo propio las empresas con las contribuciones patronales y aportes a la seguridad social (las que no pudieron postergar para junio). Entre el 13 y el 15, las empresas tienen que presentar Declaraciones Juradas y el pago final del Impuesto a las Ganancias del período 2019, que junto con el de las personas físicas que vence en junio representa uno de los principales ingresos del fisco. En ese caso, tienen la opción de hacer un anticipo y pagar luego en tres cuotas. En medio de ello, en esos mismos días vence el conocido Convenio Multilateral, que es el pago de Ingresos Brutos de los contribuyentes que, domiciliados en una jurisdicción, facturan a un cliente de otra. Luego, entre el 18 y el 22 de mayo habrá que afrontar la presentación de declaraciones juradas y el pago del IVA.

Junto con ello, habrá que hacer idéntico trámite por los Impuestos Internos y se cierra entre el 21 y el 26 con el pago de anticipo de la primera quincena de Retenciones y Percepciones. Por otro lado, mañana vencerá el plazo para que los contribuyentes del Impuesto a los Bienes Personales con fondos en el exterior presenten su Declaración Jurada, y el 6 de mayo tendrá que hacer el pago a cuenta del gravamen, en caso de que haya decidido no repatriar parte de sus fondos para abonar la alícuota reducida del 1,25%. Fue la única postergación de vencimientos que concedió la administradora Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, ya que ese gravamen había vencido hace un mes.

En tanto, según estimó en su último informe el IARAF, debido a la parálisis, entre el 1 y el 20 de abril el IVA había registrado una suba de la recaudación nominal de sólo el 10% que ajustada por la inflación da cuenta de una caída real del 25%. Del mismo modo, Ganancias avanzó 11% nominalmente y cayó 25% en términos reales. El Impuesto a los Combustibles se derrumbó 36% nominal y 57% real. Tan sólo el Impuesto a los Bienes Personales, cuyo aporte a la recaudación total es marginal, mostró una suba nominal de 455% y real del 270%. Por su lado, el conjunto de impuestos provinciales bajó en tanto el 20% real.

Perspectivas

Ese contexto podría agravarse en mayo, según advirtieron tributaristas. César Litvin explicó que el mes pasado las empresas “priorizaron el pago de salarios y, en el caso de todos los impuestos cuya falta de pago no tiene consecuencias penales, se incluyeron en planes permanentes o no se pagaron”. Consideró necesario que se amplíe la moratoria a las deudas generadas durante la cuarentena. Por su lado, Ezequiel Passarelli dijo que “las grandes empresas son las únicas que tratan de mantenerse en orden con los impuestos”, mientras que Guillermo Poch aseguró que en mayo “las tendencias de cumplimiento serán similares a las de abril aunque los efectos serán mayores debido a la parálisis de la actividad”.

En tanto, Gabriel Hermida estimó que “menos de la mitad de las empresas va a estar en condiciones de afrontar el pago de salarios y de impuestos, porque se verifica entre ellas un falta grave de fondos”. Al igual que Litvin, Hermida pidió que se amplíe la moratoria para que se incluyan las deudas nuevas.

Dejá tu comentario