Guzmán prometió poner el foco en el control de la inflación en 2021

Economía

El ministro participó en un seminario en el que remarcó la relevancia de los precios en su plan macroeconómico. Reiteró que una política de shock que recorte el déficit tendrá efecto recesivo.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, prometió poner el “foco” en el control de la inflación el año que viene, que según el proyecto de Presupuesto 2021 aprobado por el Congreso se ubicará en 29%. Esta declaración fue realizada por el hombre fuerte de la economía argentina en el marco de un webinar organizado por Peterson Institute for International Economics, una organización “apartidaria” con base en Washington.

“La inflación es la variable macroeconómica en la que más pondremos el foco”, aseguró Guzmán y luego remarcó que la expectativa oficial es “reducirla año tras año”. Según cálculos del Palacio de Hacienda, el aumento general de los precios se ubicará este año en 32%, aunque según las estimaciones de las consultoras incluidas en el Relevamiento de Expectativas del Banco Central la inflación será de 36,7% en 2020. Para el año que viene, las proyecciones privadas son sensiblemente mayores a las del Gobierno: mientras que los analistas aseguran que rondará el 50%, desde la administración nacional calcularon 29%.

Respecto de la divergencia entre las estimaciones del mercado y las proyecciones oficiales, la lectura que hacen los funcionarios de Economía es que a lo largo de este año los números privados estuvieron siempre por encima de los datos oficiales. Algún funcionario en una charla informal llegó incluso a asegurar que hay una mirada “ideologizada” y que eso los induce a los errores de cálculos.

Guzmán también habló de los “cuatro pilares” macroeconómicos de su modelo. Entre ellos, mencionó el frente externo, las políticas fiscales, las fuentes de financiamiento y las políticas de competencia.

“En el frente externo, será fundamental transitar el camino de acumulación de reservas externas”, dijo el ministro. El objetivo de fortalecer las arcas del Banco Central es transitar hacia otro esquema regulatorio que relaje los controles de la cuenta capital. En palabras de Guzmán: “Es necesario posibilitar la transición desde el esquema de controles de capital hacia un sistema basado en el esquema de regulaciones macroprudenciales, aunque esto llevará tiempo”.

En relación a las políticas fiscales, Guzmán dijo que “deben estar alineadas con el objetivo de recuperación económica y crecimiento económico sostenido en el mediano plazo”, aunque reconoció que “la sostenibilidad fiscal es un pilar para la estabilidad económica”. La clave es la velocidad: una política de shock que recorte el déficit fiscal a cero tendría un efecto recesivo, espiral del que es difícil salir para ir hacia un modelo de crecimiento.

En materia de financiamiento, el ministro remarcó la necesidad de “una disminución del financiamiento monetario del Banco Central al Tesoro”, aunque la clave también está en la velocidad a la que es posible realizarlo. La consolidación fiscal y el financiamiento monetario son dos aspectos que van tomados de la mano y no pueden, según la mirada del ministro, ir a ritmos diferentes. Sin embargo, en Economía apuestan a fortalecer el mercado de capitales doméstico, para “incrementar los niveles de inversión en el país y los niveles de ahorro en la moneda nacional”. De hecho, los tres funcionarios más importantes de la Secretaría de Finanzas se encuentran en este momento en Washington manteniendo reuniones con el FMI para ampliar y profundizar el mercado financiero local.

El último de los pilares mencionados por Guzmán aluden a la “competencia”. “El Estado jugará un rol de regulación para promover la competencia”, aseguró el ministro.

Para Guzmán, 2021 “va a ser un buen año en términos de crecimiento económico” En el Presupuesto del año próximo que aprobó el Congreso la estimación es que el rebote económico sea de, por lo menos, 5,5% del PBI.

Dejá tu comentario