Remes Lenicov: "El principal instrumento para salir de la inflación es el acuerdo político"

Economía

El exministro de Economía habló de un plan acordado entre los partidos para frenar la suba de los precios. Dijo que los países exitosos eligieron el "camino del medio" entre heterodoxia y ortodoxia.

Jorge Remes Lenicov, el ex ministro de Economía que ideó el programa para la salida de la Convertibilidad en 2001, aseguró que el principal instrumento para salir de la inflación en la actual coyuntura es “el acuerdo político”, al indicar que ese sería el objetivo de corto plazo que tiene que resolver el país.

En una charla ofrecida en un encuentro de la Fundación Mediterránea, señaló que desde el Gobierno “uno a veces tiene que hacer cosas que a la gente no le gustan” y consideró que para frenar la inercia de los precios es necesario un programa de shock. A continuación, los principales conceptos del economista:

La dirigencia política es la que se prepara para gobernar, administra el Estado y tiene las relaciones internacionales. Los otros dirigentes, más sectorialistas, con razón defienden su sector, pero es la política la que tiene que dar un paraguas de contención.

Estados todos de acuerdo con la democracia que ha traído la libertad y los derechos pero convengamos que en estos 37 años en términos económicos y sociales no hemos sido exitosos.

El proceso de sustitución de importaciones terminó en los años 70 pero no hemos podido sentarnos a ver cómo seguimos. Siempre estuvimos deambulando entre las dos franjas (heterodoxos y ortodoxos), cuando el mundo claramente va por el medio. Nosotros vamos por la banquina.

La dirigencia es conservadora, está aburguesada. Está diciendo que las cosas no se pueden cambiar, por más que en el discurso aparecen como muy progresistas o muy liberales. En realidad no hay mucho cambio. Después del 2002, es más o menos todo lo mismo más allá de que estuviera Cristina o Macri.

Política es acuerdo. La ideología busca que la realidad se acomode a la manera de pensar del ideólogo. Pero en política eso no funciona. Yo he participado en la confección de 14 presupuestos. Nunca salieron como entraron. La política es negociación. Es el arte de hacer posible mañana lo que no es posible hoy.

¿Ajuste o desajuste? Siempre se critica al que hizo el ajuste y nunca al que hace desajuste. Se atrasa el tipo de cambio y después tiene que venir el que devalúa, la gente se acuerda del que devaluó.

¿Gradualismo o shock? Queda simpático decir somos gradualistas. En nuestro país no funcionó la política gradualista. Cuando salimos de la convertibilidad fue shock, terrible. Se hizo porque estábamos al borde del abismo. Mejor es el gradualismo, pero bajo condiciones políticas distintas.

La inflación no se discute en los paper académicos. Ya le perdimos el rastro. Sería multicausal. Pero si hacemos una política fiscal acorde, una política monetaria, una política de ingresos, una política cambiaria, que converja a partir de un shock, después se puede ir bajando gradualmente.

A partir del conflicto distributivo nos engañamos al señalar cuál es la realidad. Dedicamos poco tiempo para discutir cuál es el problema. Hay que analizar la causalidad, no la foto. La pobreza es un problema porque no hay empleo y no hay empleo porque no hay inversión. Nos engañamos como sociedad, hablamos de problemas que no son originarios.

Para mi el corto plazo es crucial. Una parte sustantiva es cómo manejar precios relativos e inflación y los agregados macroeconómicos más o menos equilibrados,

En el largo plazo lo que hay que resolver es competitividad, productividad y acumulación de factores de producción. La situación es complicada, hace 10 años que no crecemos.

Tenemos que llegar a un acuerdo político. No podemos llamar a todo el mundo, para sacar la foto. Con el acuerdo, uno puede llamar después a los gremios y empresarios.

En 2002 tomamos medidas heterodoxas, pero el corazón del plan era ortodoxo, revertimos el déficit. Y en el Central teníamos una pauta de cuánto se podía emitir para el Estado. Los que critican la economía del mercado parecen más formados para la crítica que la construcción.

Israel, España, Brasil y Chile.Todos tuvieron un acuerdo político. En Israel en los 80 el Likud y el Laborismo se juntaron, en Brasil fue con Cardoso. En Chile los partidos democráticos con la dictadura, se pusieron de acuerdo y hablaron con Pinochet.

Uno tiene que buscar por todos los medios ponerse de acuerdo. Y la inflación es central porque después del acuerdo hicieron política macroeconómica para lograrlo. No podemos seguir discutiendo la causalidad de la inflación.

Algunos desearían el socialismo. Eso no funcionó por más computadoras que haya. La gente creó al capitalismo hace dos siglos y medio. Es el mejor sistema para producir. No se le puede pedir al mercado que distribuya. Para eso está el Estado.

Hacer un programa económico lleva mucho tiempo. Cuando llegamos al Gobierno, al momento ya teníamos las leyes, teníamos la batería de medidas. Lleva tiempo armar un programa. Uno no puede llegar y a los dos días nombrar al ministro y luego él llama a los amigos y ver qué hacer.

Es difícil para un ministro de economía desempeñarse cuando no hay una definición clara de la máxima autoridad.

Dejá tu comentario