Advierten que Argentina gasta más que Japón en jubilaciones

Economía

La Argentina tiene el gasto previsional equivalente al de un país con población “envejecida” pero con la dinámica poblacional de una nación con mayoría de jóvenes. En proporción al Producto Bruto Interno (PBI), la Argentina gasta más en sostener su sistema jubilatorio que Japón, una de las naciones con más cantidad de habitantes que superan los cien años. Así lo destaca en un informe el Instituto para el Desarrollo Social de la Argentina (IDESA).

El reporte indica que el país cuyo primer ministro Shinzo Abe estuvo en Buenos Aires para la cumbre del Grupo de los 20, dispone al año 10,5% de su PBI para sostener el sistema, con un 27% de su población por encima de los 65 años. En cambio la Argentina, con 11% de su población por encima de esa edad gasta una cifra equivalente al 11,9% de su PBI.

Otro ejemplo de buena administración es Australia, que gasta el 4,3% del PBI para una población del 15% por encima de los 65 años.

“Australia, con características demográficas similares a Argentina, gasta 3 veces menos en jubilaciones”, destacó la consultora dirigida por el economista Jorge Colina. El reporte llama la atención de que la Argentina “teniendo casi 3 veces menos adultos mayores que Japón, gasta en jubilaciones más que el país nipón”.

La consultora remarcó que “se trata de evidencias muy ilustrativas y contundentes de que el sistema previsional argentino, con sus reglas actuales, es inviable”. El estudio se conoció luego del fallo de la Corte Suprema de Justicia sobre el denominado “caso Blanco”.

Para IDESA, “el juicio testimonia hasta qué punto llega el oportunismo y la ligereza en materia previsional”, debido a que “el gobierno anterior viola la Constitución al no haber actualizado los haberes superiores a la jubilación mínima entre los años 2002 y 2008 para generar el promocionado superávit fiscal de aquella época” y el actual “aplica el índice correcto, pero con un instrumento deficiente”, es decir un decreto en vez de una ley.

“Dado que esta mala praxis previsional es sistemática, cabe preguntarse si es soportable seguir acumulando improvisaciones”, añadió IDESA, que a su vez advirtió que “el paso del tiempo no resolverá el problema sino que lo agravará”.

En ese sentido, en base a datos oficiales, el informe precisó que “en la próxima década la población joven menor a 20 años se mantendrá constante en alrededor de 14,5 millones de personas y sólo crecerán en número las personas en edades activas (20 – 65) y los mayores de 65”.

“Esta dinámica demográfica muestra una oportunidad pero también una amenaza. La Argentina, a diferencia de los países más envejecidos, todavía disfruta de la última etapa del ‘bono demográfico’, es decir, crece la población en edad activa, pero transitoriamente”, completó.

Entre los aspectos en los que “es necesario avanzar”, IDESA señaló “tender a la igualación en la exigencia de años de servicios y edad de retiro y establecer un mecanismo automático de actualización gradual en función de la dinámica demográfica, eliminar la posibilidad de duplicar jubilación y pensión por fallecimiento del cónyuge y suprimir los regímenes especiales o de ‘privilegio’ tendiendo a que todas las jubilaciones se calculen y actualicen con la misma modalidad”.

Dejá tu comentario