Kiguel: ''La economía se va a enfriar sola''

Economía

Para el economista Miguel Kiguel, «con la incertidumbre que se generó va a existir menos incentivo para invertir. La economía se enfría sola». El director de la consultora Econviews, que fue subsecretario de Financiamiento cuando Roque Fernández estaba al frente del Ministerio de Economía, dijo que este año no habrá mayores inconvenientes para conseguir financiamiento, pero que el próximo será necesario demostrar que «se quiere honrar los contratos». En ese sentido sugirió: «Hay que seducir a los inversores en vez de ahuyentarlos».

Periodista: ¿Qué medidas se deben tomar para frenar la inflación?

Miguel Kiguel: La inflación está tomando una dinámica propia con riesgos de que se espiralice. Para frenarla, hace falta implementar políticas monetarias y fiscales más contractivas, aunque no creo que se pongan en práctica.

También fijar un ancla nominal para morigerar las expectativas a través de una meta para el gasto público, y se podrían aceptar cambios en algunos precios relativos, como en la tasa de interés, que está baja, y en el alto tipo de cambio. De todas maneras el modelo de tipo de cambio alto del gobierno ya no es lo que era. Con la inflación del año pasado, en el orden de 20%, el peso se fortaleció en forma importante. Al gobierno se le hace muy difícil mantener el tipo de cambio alto sin que implique una aceleración de la inflación.

P.: ¿En este momento ya hay riesgos de que se espiralice la inflación?

M.K.: Se esperan incrementos de precios de alrededor de 25% para este año frente a 20% del año pasado, pero no hay razones para que se espiralice en este momento. Esto ocurre porque las cuentas fiscales están bien, hay reservas internacionales y porque el gobierno, dentro de todo, fue muy cuidadoso con los acuerdos salariales.

P.: La corrida cambiaria de la semana pasada ¿fue momentánea?

M.K.: Sí. Respondió a una conjunción de factores como el problema político por la renuncia de Martín Lousteau, los rumores sobre un posible desdoblamiento cambiario que generan temores porque la gente no entiende de qué se trata, y además porque los exportadores no están liquidando sino que esperan hasta llegar a un acuerdo. Cuando vuelvan a vender, el Central se va a llevar con pala los dólares. En un escenario normal el peso volvería a fortalecerse en el corto plazo.

P.: Frente a los vencimientos de deuda, ¿cómo ve el escenario para la obtención de financiamiento?

M.K.: Este año no es mucha la plata que se necesita. Si se considera que la AFIP y la ANSeS van a refinanciar las letras que vencen, el Banco Central lo va a hacer con los adelantos y si se calculan los desembolsos del BID y del Banco Mundial, el monto se sitúa entre u$s 3.500 millones y u$s 4.000 millones en 2008. Esos fondos pueden estar disponibles con inversores locales, por lo que no veo ningún problema. Lo que no se sabe es qué va a hacer Hugo Chávez después de la eventual nacionalización de Sidor y de los propios problemas que tiene en su país. El año que viene será más complicado, con vencimientos entre u$s 8.000 millones y u$s 10.000 millones, por lo que se va a necesitar fondos del exterior.

P.: ¿El acuerdo con el Club de París destrabaría ese financiamiento?

M.K.: Es importante llegar a un acuerdo. Hay que ver cómo sigue ahora. Hugo Secondini estaba trabajando bastante bien en este aspecto y además existe una muy buena predisposición desde afuera. Arreglar con ellos ayuda sobre todo para todo lo que es el financiamiento desde las agencias de crédito externo, que son las que prestan para proyectos de infraestructura a tasas muy favorables. Pero el problema no termina ahí.

P.: ¿Faltaría arreglar con los holdouts?

M.K.: Con ellos la deuda suma u$s 28.000 millones. Si bien no es indispensable llegar a estos acuerdos, tal como se hizo en 2006 y 2007, es necesario cambiar la actitud hacia los inversores. Se los tiene que seducir en vez de ahuyentar.

P.: ¿Solucionar la intervención en el INDEC ayudaría?

M.K.: Sí, mostrando que se quiere honrar los contratos. Existe capacidad de pago pero además hay que mostrar que hay voluntad.

P.: ¿Dónde cree que conviene invertir?

M.K.: Dadas las cosas como están, mejor gastar. Hoy ningún instrumento garantiza que se pueda ahorrar, tener más plata en términos de bienes mañana. Una alternativa es en propiedades, pero son sumas grandes, hay que administrarlas y son ilíquidas.

P.: El clásico del momento: ¿hay que enfriar la economía?

M.K.: Se va a ir enfriando sola. Con la incertidumbre que se generó, va a existir menos incentivo para invertir. Además, en muchas provincias en donde hubo paro del campo se sintió un freno en la actividad económica. No veo una recesión, ni nada por el estilo. A la larga, una economía que crece muy rápido, pone mucha presión sobre el aparato productivo.

Entrevista de María Iglesia

Dejá tu comentario