La Bolsa local quedó rezagada

Economía

Si es norma que las facturas se emiten, y se pagan después, el transcurrir semanal vio saldos tan diversos entre los referentes habituales como para poder sospechar -en virtud de la ubicación ocupada- que el Merval pudo haber tenido que abonar ciertas facturas de marzo y sus momentos de tensión local: que no le había hecho mella en el tiempo real de éstos. Acaso un balbuceo de explicación, como para que llegue a encajar el indicador de Buenos Aires tan distante de otros colegas. De hecho, el signo resultó positivo para casi todos de la órbita del Dow, aunque en el remate del viernes fue muy poco lo que se vio de atractivo en los desarrollos globales. En tal clausura de la semana, el rector Dow Jones produjo leve caída de 0,13 por ciento, el Bovespa consiguió una suma muy suave a favor -de 0,42%- y llegado al Merval: el índice ponderado quedó casi en la pura neutralidad. Muy parejo en las diferencias por especies totales, se anotaron «31» plazas con avances, por otras «28» en descenso. El 9 por ciento de alza en Capex, seguido por 4% de San Miguel, a los que se agregó Mirgor, en zona de 3 por ciento, impusieron la modalidad de buscar el color en plazas de menor calado, que resultan polo de atracción en estos días.

Se vio raleado el total de órdenes, recogieron velas hasta no más de $ 61 millones en nuestro recinto, aspecto que se destacó en la fecha, por sobre los precios.

  • En la semana

    Período en el que el Dow Jones recogió frutos, a pesar de su honda preocupación, y mostró 1,3% de aumento. Diálogo muy marcado en el Bovespa, con 6,6% de diferencia. Y en el Merval, dando una rueda de ventaja, no se alcanzó a 3%. Mercado doméstico que da la sensación de actuar como retenido, sumamente cauteloso y que no se distiende ni se despliega en demanda, aunque sea para copiar al resto. El viernes casi sin moverse, con mínimo de 2.150 y máximo apenas unos puntos más arriba -en 2.159- para concluir aplanado y carente de entusiasmo. La Bolsa, aburrida.
  • Dejá tu comentario