Lavagna y De Vido, al Congreso para asegurar leyes económicas

Economía

El gobierno intentará asegurarse esta semana en el Congreso la aprobación de algunas leyes económicas que reclama el FMI, más la prórroga de facultades para negociar tarifas, con las visitas de Roberto Lavagna y Julio De Vido, previstas para mañana y el miércoles.

El jefe del Palacio de Hacienda y el ministro de Planificación tendrán que sortear escollos de distinto origen, pero de similar calibre. Lavagna se ocupará de los peronistas de la Cámara baja; ahí el agitado debate por la nulidad de la Obediencia Debida y el Punto Final amenaza con dividir al bloque PJ (ver nota aparte) y paralizar la agenda parlamentaria.

• Prioridad


«No tendríamos que estar debatiendo sobre cuestiones de hace 30 años en este momento, en el cual la prioridad debería ser la cuestión económica», coinciden los más sensatos del peronismo y de la UCR cuando se les pide opinión con reserva de la identidad. Los radicales son los más molestos por esta pérdida de tiempo, porque denuncian que Néstor Kirchner no se hace cargo de definir la política castrense o de despejar el camino para resolver la votación de leyes clave.

Mañana,
De Vido participará en el Senado del plenario de comisiones que resisten la letra chica de las potestades que exige el gabinete de Kirchner para acordar con las privatizadas. Los legisladores reclaman que el gobierno resigne la posibilidad de pactar con las empresas por afuera del marco regulatorio, además de eliminar un artículo que establece la sanción ficta de cualquier convenio, si no obtiene la ratificación de ambas alas legislativas en un plazo de 60 días.

• Retoques

Este último aspecto es el más conflictivo: si bien muy pocos se atreven a objetar que Kirchner se haga cargo de negociar con el área de servicios públicos, no quieren sentirse avasallados con límites de tiempo. Esta posición es sostenida desde las peronistas de Salta y de San Luis, Sonia Escudero y Liliana Negre de Alonso, respectivamente, hasta el neuquino Pedro Salvatori (MPN), que pretenden retoques sustanciales en el texto enviado desde la Casa Rosada.

De Vido
, por lo que trascendió, sólo estaría dispuesto a extenderse de 60 a 90 días, mientras los senadores insisten en que no pueden resignar su derecho a pronunciarse sobre los convenios firmados por el Presidente. La discusión todavía está verde, aunque Miguel Angel Pichetto ya se comprometió a bajar al recinto -si hay acercamiento de posiciones- en las siguientes 24 horas.

Lavagna
, que también fue invitado a la misma tenida de De Vido, parece más dispuesto a reservarse para pasado mañana cuando visite la bancada oficialista de Diputados. Se las debe desde que Kirchner viajó a los Estados Unidos, a mediados del mes pasado (en realidad, hay pedidos de audiencia desde mucho antes).

El funcionario hizo un ejercicio de aproximación la semana pasada, durante un desembarco sorpresivo en las oficinas de
Eduardo Camaño. Allí compartió un café con el radical Horacio Pernasetti y los justicialistas Jorge Obeid, Carlos Snopek (responsable de Presupuesto y Hacienda) y el propio titular del cuerpo.

En esa ronda,
consensuaron convertir en ley este miércoles la reforma a la carta orgánica del Banco Central y la modificación del Impuesto a las Ganancias, referida a los precios de transferencia de empresas que comercian con otras vinculadas con el exterior. El jujeño Snopek, el porteño Diego Santilli y el bonaerense Rodolfo Frigeri trabajaron a destajo con sus colegas radicales para avanzar en este paquete. Consiguieron avales para el proyecto del BCRA -una iniciativa esperada en el Fondo- que incluye nuevas limitaciones al financiamiento del banco y protección jurídica para los miembros del directorio.

Tal cual adelantó este diario, quedó archivada la compensación por los amparos pagados al tipo de cambio libre hasta que no exista una sentencia firme de la Justicia, lo cual significa que aguardarán un fallo de la Corte para entregar o no a las entidades financieras los bonos.

Intentarán hacer progresos, de aquí a una semana, en la cobertura de los quebrantos que sufrieron los bancos por la eliminación del ajuste por el CER en determinados créditos y su reemplazo por el Coeficiente de Variación Salarial (CVS). Con destino menos claro, se postergó la aprobación de la figura de asociación ilícita para quienes vendan facturas truchas para evadir impuestos.

Dejá tu comentario