Llegan más dólares. Récord en mercados

Economía

Ayer hubo una ola de compras en la plaza local de todo título que sea indexado por el CER o costo de vida. Es que nuevamente el mercado apuesta a que habrá inflación y, paralelamente, el dólar se mantendrá estable o a la baja. Papeles como los Discount en pesos cerraron en valores récord, a más de $ 131. En realidad, en toda la región se vivió ayer una jornada positiva. Coincide con que surgen día a día datos en Estados Unidos que crean la sensación de que la tasa subirá, pero no mucho más de medio punto. Para Roberto Lavagna, este giro del mercado viene en el mejor momento: necesita sí o sí obtener financiamiento para poder seguir sin acuerdo con el FMI. El Central aprovechó y ayer retiró $ 581 millones de la plaza con pases. Las tasas no subieron. En la medida en que nada cambie del contexto internacional, hay margen adicional para subas en títulos y acciones.

La tercera ola de capitales del exterior para comprar bonos poscanje en pesos desembarcó y comenzó a desplegarse buscando bonos posdefault de mediano plazo. Esto explica, después de dos días calientes, la fuerte alza de los títulos en pesos y la caída del dólar que puede parar cuando llegue a los $ 2,90.

Hoy la divisa en las casas de cambio puede quedar a $ 2,96 para la venta, porque ayer después del cierre había 10 dólares ofrecidos por cada uno que querían comprar.
En el mercado mayorista, un dólar cotiza a $ 2,944.

Los bonos poscanje que tienen en el cupón PBI que corta a fin de mes para operar aparte del bono su gran atractivo subieron hasta 3,40%, como el caso del Par en pesos, que cerró en el precio más alto desde que fue emitido. Ayer, este título, que comenzó negociando hace unos meses no más de $ 6 millones diarios, realizó $ 84 millones en el Mercado Abierto Electrónico (MAE). El Discount en pesos con menos negocios que el día anterior, pero de todas maneras muy altos, subió 0,90% a su valor récord de $ 131,50.

Los bonos poscanje no cerraron en los máximos del día, pero quedaron muy bien y de acá a fin de mes pueden convertirse en la mejor inversión.
Los bonos posdefault subieron porque los dólares excedentes de los papeles del canje comenzaron a volcarse en los títulos de mediano plazo. El BOCON PRE8, que subió 0,50%, movió después de mucho tiempo u$s 12 millones en operaciones de paridad, que es la forma de comprarlos en divisas eludiendo las limitaciones del Banco Central sobre permanencia de capitales. El BOGAR 2018 también recibió dólares del exterior y subió 0,35%. La búsqueda de ganancias es tan alta que el BODEN 2014 en pesos fue rescatado de su ostracismo y, después de tres fuertes caídas consecutivas, ayer recuperó 1,24%. El BOCON PRO12 tuvo un buen día, aunque sin operaciones en dólares, y subió 0,41%.

El problema que se le presenta a Roberto Lavagna en estos momentos es que su política de no subir las tasas lo obliga a emitir.
Este es el corset que tiene:

1- Las Letras del Banco Central están casi agotadas como instrumento para tomar dinero del mercado, porque debe competir con los préstamos garantizados, que son bonos del Estado, que pagan 3,5% sobre el CER. Lavagna no quiere saber nada del retorno de las Lebac indexadas.

2- Las empresas ya dejaron de salir a pedir dinero con fondos fiduciarios a tasa fija, porque el mercado no los quiere.
Ahora colocan bonos indexados. El BBVA Banco Francés lo hizo el miércoles y le ofrecieron $ 1.200 millones, de los que aceptó casi $ 900 millones a 4,3% sobre el CER.

3- En esta operación hubo dinero del exterior, lo que demuestra que cuando la Argentina ofrece un producto indexado, interesa. Lo que se gana en dólares es muy alto, ya que el horizonte que se intuye es de nuevas caídas para la divisa, por lo menos hasta marzo.

4- Para volver al mercado de capitales del exterior para colocar bonos en dólares, la Argentina deberá pagar tasas más altas que 9%. Esto quedó demostrado, aunque en la plaza local, con los pocos BODEN 2015 que salieron a la venta el miércoles.
Fue la primera aparición de estos títulos después de la licitación y bajaron 5%.

5- Martín Redrado, de todas maneras, de manera sutil intenta subir las tasas. Ayer el Banco Central aumentó la de pases (préstamos a bancos contra garantía de títulos a no más de 7 días) a 6%. Es la séptima alza del año, pero la tercera en el mes.

• Memoria

Si a estos problemas se les suma la necesidad del Central de comprar dólares con emisión monetaria, se le complica la inflación al ministro de Economía, porque las metas monetarias están excedidas cuando falta un mes y medio para que termine el año. Y esto que es malo para él, es bueno para el mercado de bonos indexados, lo que aumenta las presiones para que haya más de estas operaciones. La Argentina es un país de memoriainflacionaria y con el índicede precios en dos dígitos, los inversores no quieren saber nada de colocaciones a tasa fija en pesos.

Por caso, las AFJP no quieren invertir más pesos en instrumentos que no sean indexados por CER. Esto fue lo que obligó a las empresas a cambiar las condiciones de los fondos fiduciarios, porque las tasas de 8% a 10% anual que se pagaban no conforman con una proyección de inflación cercana a 12%.

Con este clima local y un favorable comportamiento de algunas variables en el exterior como la baja de la renta del bono del Tesoro de Estados Unidos a 10 años, a 4,45%, nada pudo detener la suba de los bonos, que quedaron en muy buena posición para hoy.
A todo esto, el dólar estuvo muy ofrecido, pero hubo algunos tomadores. El Banco Central intervino con u$s 13,5 millones y esto muestra las limitaciones que tiene la entidad para emitir.

Ayer debió haber comprado más divisas para evitar que el dólar caiga a $ 2,94. Si bien el dólar quedó a $ 2,945 en el mercado mayorista, a minutos del final desaparecieron todos los compradores y quedó demasiado ofrecido, a $ 2,944 en el mercado mayorista. Los futuros bajaron todos y el dólar a fin de mes cotiza a $ 2,952, un precio que ahora parece caro.
A fin de año la divisa quedó en $ 2,96 y muchos pronosticadores que participan de la encuesta del Banco Central ya están seguros de que la Argentina es un país impredecible: no acertaron ni la inflación ni el valor del dólar. Esperaban menos inflación y dólar más alto.

Dejá tu comentario