Los precios bajan pero aún no llegan al precio previo al paro del agro

Economía

Las carnicerías comenzaron a recibir las medias reses con aumentos del 5 por ciento, mientras que el precio del pollo está un 20 por ciento por encima de los valores registrados antes del paro del campo y los lácteos subieron hasta un 40 por ciento.

Pese a que lentamente se va normalizando el abastecimiento de alimentos y productos básicos tras la huelga del campo, los efectos negativos continúan y se sienten sobre todo en los precios.

"Estamos recibiendo la carne con aumentos del 5 por ciento promedio y tenemos que trasladarlos al público, pero lo preocupante es que esto puede continuar el lunes", advirtió el vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, Alberto Williams.

En declaraciones a la agencia NA, el directivo dijo que el kilo de la media res estaba a 9,20 pesos antes del paro y ahora subió a 9,70 y 9,80 pesos en los casos de animales más chicos.

En cuanto al abastecimiento, Williams señaló que "se está normalizando", aunque manifestó su preocupación en cuanto a la evolución de los precios de la carne para la próxima semana.

En el Mercado de Hacienda de Liniers, ingresaron 13.968 animales y los precios registraron una suba promedio del 1,2 por ciento.

El titular de Consumidores Libres, Héctor Polino, puntualizó que tanto la carne vacuna como la de pollo "han comenzado a llegar a las góndolas, pero con precios muy altos" y señaló que el kilo de asado se comercializa a valores de entre 17 y 18 pesos.

Agregó que el kilo de nalga "tendría que estar en unos 14 pesos, y se lo vende a 17 pesos" en comercios de la Capital Federal.

En cuanto a los lácteos, aseguró que tienen un aumento de entre el 20 y el 40 por ciento, de acuerdo con un relevamiento efectuado por la entidad en supermercados de la Capital Federal.

También comentó que las frutas y verduras "han sufrido incrementos importantes: la papa cuesta casi 3 pesos por kilo, y no debería superar 1,50 peso; y la banana aumentó 28 por ciento en las últimas tres semanas".

Y añadió que el kilo de merluza se comercializa a 22 pesos, cuando se pagaba 17 pesos antes del inicio de la protesta de los chacareros.

En este marco, Polino advirtió que "lo más preocupante, ya que es algo constante en Argentina, es que cada vez que los precios suben, nunca vuelven a sus valores anteriores. Por eso, ahora debemos estar muy atentos para cambiar la situación".

El titular de Fedecámaras, Rubén Manusovich, aseguró que también hubo una fuerte remarcación en los productos de almacén:conservas, café, yerba, azúcar, harinas, fideos, pastas, mermeladas, gaseosas y galletitas.

El dirigente reclamó a los mayoristas "retrotraer los precios al primero de marzo, más allá de los productos estacionales y el lock out del campo".

"Hubo una desaceleración del consumo, como consecuencia del paro agropecuario, ya que alrededor de 150.000 negocios; almacenes, despensas y autoservicios sufrieron el desabastecimiento provocado por el paro agropecuario", explicó.

Para el Centro de Educación al Consumidor, la situación comenzará a normalizarse desde la semana próxima, pero las mercaderías están llegando con aumentos en los precios.

Según un relevamiento de la entidad que encabeza Susana Andrada, el pollo pasó de costar entre 10 y 12 pesos durante el paro a unos 8 el kilo, todavía más de un 20 por ciento por encima de los 6,5 que costaba antes de la medida de fuerza.

Dejá tu comentario