Los Spadone vendieron "La Razón" al Grupo Clarín

Economía

Ayer se concretó la venta del diario gratuito «La Razón» al monopolio «Clarín», en una cifra que se ubicaría entre los 10 y los 14 millones de dólares.

De hecho, el monopolio está comprando nada más y nada menos que los contratos que mantiene «La Razón» con las empresas concesionarias del servicio ferroviario urbano para poder entregar el diario gratis a los pasajeros.

«Clarín» había pergeñado un plan para lanzar su propio cotidiano de distribución gratuita, al que incluso dotó de una redacción encabezada por el «fundador» del diario deportivo «Olé» -un gigantesco fracaso comercial-; cuando estaba todo listo para la aparición de ese diario, desactivó el proyecto y desafectó a buena parte de la gente que había destinado al mismo. Se dice que la determinación de dejar de lado la idea de un producto gratuito se debió a la aparición de otros dos similares: uno, que se distribuye en líneas de colectivos y algunas empresas de radiotaxi; el otro, que se regala en las bocas de subte y en puntos estratégicos de la Ciudad.

Cabe recordar, además, que las páginas de «Clarín» fueron utilizadas abundantemente para intentar desprestigiar a los concesionarios de trenes y subtes, con argumentos tan «sólidos» como que los vagones «estaban sucios». Más tarde, el monopolio atacó con ferocidad digna de mejor causa la renegociación de los contratos ferroviarios, los que, según su matutino, implicaría aumentos desmesurados de tarifas.

Por su parte, los vendedores, los hermanos
Carlos y Lorenzo Spadone, habían mantenido una larga «militancia» anti-«Clarín», obviamente por la amenaza que se cernía sobre ellos en caso de que el monopolio saliera con su vespertino gratuito.

Esa «militancia» se ha licuado como la nieve con los primeros calores del verano
: bastó con la presentación de un cheque más o menos jugoso para acabar con la «vocación periodística» de estos empresarios de la lana de acero de uso en la cocina, las plumas de vedette y el papel higiénico.

Dejá tu comentario