Mejora expectativa en los mercados por bonos

Economía

Mejoró el clima en el mercado, sobre todo, para los bonos posdefault, que la semana pasada subieron más de 3%. El volumen fue creciendo día tras día. Había empezado el lunes pasado con montos por $ 400 millones y terminó el viernes en $ 1.000 millones, lo que le dio más sustento a la suba. Influyó también cierta calma que se vio en Brasil. Se considera que no existen más inversores fuertes que piensen salir de ese mercado; la Bolsa de San Pablo recuperó 8% en cinco ruedas y se detuvo la caída del real. Este dato ayuda a la confianza. También, que el gobierno avance en la negociación de la deuda en default y que se analice una solución especial para los ahorristas locales que tienen títulos de corto plazo. Podrían recibir algunos beneficios y diferenciarse de los acreedores con plazos más largos, si prospera un pedido del Banco Nación junto con los otros dos bancos locales que integran el sindicato de asesores. En el gobierno aseguran que la oferta para salir del default podría presentarse en las próximas 48 horas, aunque algunos detalles quedarían para más adelante.

Los bonos posdefault en pesos indexados por CER terminaron la semana con recuperaciones de más de 3%. De todas maneras, en el mes acumulan pérdidas de hasta 8% y tienen un buen recorrido por delante para llegar a los precios de la primera semana de mayo. De lo que no caben dudas es de que ahora estos bonos tienen un mejor clima para prolongar las alzas de los últimos días.

A favor de los bonos posdefault en pesos jugó el alza de los precios, ya que se han convertido en títulos muy demandados para cubrirse de la inflación. La última licitación de Lebac es el más claro ejemplo del nuevo escenario: todas las ofertas fueron para los títulos indexados por el costo de vida. Hasta hace diez días las ofertas en estas licitaciones del Banco Central se repartían entre las Lebac a plazo y las ajustables por CER.

La recuperación de los bonos tiene otro elemento en que impulsarse: quedaron atrás los vencimientos del Impuesto a las Ganancias y el IVA, que obligaron hace quince días a las empresas a vender bonos para pagarlos. Estos vencimientos de impuestos totalizaron más de $ 2.000 millones y afectaron hasta las tasas de interés, ya que en el mercado interbancario el precio del dinero aumentó cinco veces, al llegar la tasa a 7% anual por dinero a 24 horas. La situación obligó al Banco Central a crear el mercado de pases para evitar estas situaciones de encarecimiento del dinero. «Off the record», los funcionarios de Alfonso Prat-Gay se quejaron por el calendario de la AFIP que concentra los vencimientos de manera tan inconveniente. Consideran que es una situación evitable.

• Depuración

El otro elemento que incidió negativamente sobre los bonos fue Brasil. Y aquí la depuración parece estar cerca del final porque se atenuó el éxodo de inversores extranjeros que tomaron sus fuertes ganancias en dólares que le dejaron la Bolsa de San Pablo y los bonos de la deuda externa. El real terminó en alza el viernes y el Bovespa, el principal índice bursátil, la última semana subió 8 por ciento.

Todos estos datos mejoran la posición de los bonos argentinos posdefault en pesos. Lo que más optimismo trajo es que la mejora de precios de la última semana se basó en niveles de negocios cada día más altos. El Mercado Abierto Electrónico (MAE), el lunes pasado comenzó con negocios en bonos por $ 400 millones y terminó el viernes con cerca de $ 900 millones. Entre una punta y otra hubo subas promedio de 3% de los bonos.

En cambio, para los bonos en default, la suerte no es la misma. Siguen como una inversión desaconsejable ya que la enorme brecha entre su precio de compra y de venta (spread) los hace descartables para entrar y salir rápido (trading). El spread es de 10% porque su mercado es muy reducido. Pocos se atreven a comprar y vender y lo hacen por especulaciones que poco tienen que ver con el mercado. El actual precio de los bonos defaulteados ya descuenta una mejora de la oferta por parte del gobierno argentino.

La semana pasada, los bonos en default subieron muy poco. El
Global 2008, que es el bono de referencia de la deuda externa, el que más láminas emitidas tiene, mejoró apenas 3,38% y en el mes pierde casi 5%. El otro bono activo, el Global 2031, la última semana avanzó 1,80% y en el mes está abajo en 6,12 por ciento.

El dólar, por su parte, terminó en el nivel más alto del año: $ 2,98 para la venta en las casas de cambio. En el mercado futuro, la divisa sigue muy firme. Hasta hace un mes el nivel de $ 3 lo alcanzaba en posiciones cercanas a diciembre. Ahora, para fin de agosto, el dólar cotiza a $ 3,02. Este mercado negocia en alza y con negocios crecientes que el viernes alcanzaron los u$s 43 millones, el doble de lo que era habitual hasta hace poco. Para fin de año, el dólar está a $ 3,15, muy lejos de los $ 3 que estiman las consultoras que responden la encuesta semanal del Banco Central.

Dejá tu comentario