Melconian tras el fin del dólar soja: "No abatió la expectativa de salto devaluatorio"

Economía

El economista y presidente del IERAL presentó el plan económico "apartidario" que está preparando para el próximo gobierno en 2023 ante un auditorio de más de 100 ejecutivos, durante la convención anual del IAEF. Calculó el atraso del dólar entre un 25 y 35%, y anticipó que el futuro de las medidas lo marcará la dinámica cambiaria del Banco Central

Pese a los buenos resultados del dólar soja, donde en un solo mes se liquidaron u$s 8000 millones, el economista Carlos Melconian consideró que no logró “abatir” la expectativa del mercado de un salto devaluatorio, y explicó que el dólar está retrasado en un 25-35%. A partir de octubre, opinó que el dólar Qatar no será la solución, y consideró que el Ministerio de Economía seguirá con un programa que tildó como de “andarivel parchístico”. De todos modos, anticipó que hacia delante si el Banco Central vuelve a la tendencia de vender reservas todos los días, no descarta un plan heterodoxo “tipo Australito”.

Las definiciones de Melconian ante algunos medios fueron brindadas durante la convención anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), que este año se realiza en Salta. El ex presidente del Banco Nación fue escuchado durante una hora y media por un auditorio lleno, con más de 100 ejecutivos, donde presentó el plan económico que está armando con IERAL para el próximo gobierno a partir de 2023. Si bien se llevó la mayor cantidad de aplausos de todas las exposiciones, cosechó risas y hasta le pidieron fotos, hubo comentarios por lo bajo por medidas que forman parte del plan, como que no va a bajar las retenciones al agro. “El sector privado delira con que le vamos a bajar los impuestos”, lanzó durante la disertación.

Salto devaluatorio

Luego de la presentación de su programa económico, Melconian dialogó con un grupo de medios sobre actualidad económica. Consultado sobre el balance que hace sobre el final del dólar soja, aseguró que no eliminó la expectativa de devaluación: “El dólar soja fue la apuesta para acumular reservas, complementario con los subsidios en la parte fiscal. Pero no abatió la expectativa de salto devaluatorio. Se armó un mercado de cambios a $200 que fue superavitario en más de u$s 7000, pero el mercado a $140 continúa siendo deficitario, en u$s 2500”.

En la misma línea, agregó: “Los más de u$s 7000 de la soja son muy probablemente la anticipación a otro precio de lo que hubiera sido octubre, noviembre y diciembre. La pregunta que se hace el mercado es si ese trimestre va a ser deficitario para el Banco Central, entonces no se habrá quebrado la opinión inicial del primero de septiembre, que hay un problema en el sector externo. Por eso al 30 de septiembre, sigue abierta la expectativa de un salto devaluatorio”.

Para Melconian, el futuro del tipo de cambio estará marcado por lo que pase día a día en octubre, sin dólar soja: “La prueba ácida de ver cómo queda el flujo del mercado cambiario es ver qué pasa en el último trimestre. Lo que le va a poner tranquilidad o vértigo, pausa o dinámica, será el día a día en octubre”. En este sentido, consideró: “Si empiezan a vender u$s 200 millones por día están al horno, porque no hay más margen para cepo a la demanda importadora. Como creo en la curva de demanda, lo que da mal a un dólar de $140, se puede emparejar a otro valor”.

Consultado acerca de cuál es el tipo de cambio que equilibra el sector externo, explicó: “No hay un número mágico ni soy un vidente. Desde que asumió Alberto Fernández hasta marzo del 2021, la devaluación contra la inflación era palo a palo, y no tenías los conflictos del mercado cambiario. Desde ese momento a hoy, la tasa de devaluación fue por debajo. Llega un momento en que el mercado cambiario a ese precio da negativo”. Por este motivo, indicó: “Para ver el número que equilibra, haces la cuenta contra el real, el euro, el dólar y el comercio ponderado, y te da entre 25 y 35% que es el atraso, ayudado por un 10% de inflación mundial. Y sino lo haría al revés: que el ministro explique por qué le puso $200 al dólar soja y no otro valor. Ahí lo tenés”.

Hacia adelante, opinó que para que el sector externo deje de ser deficitario se necesitan medidas estructurales como un “cambio de régimen”. Sin embargo, opinó acerca de cuáles cree que serán las próximas medidas del Gobierno: “Soy consciente que lo que va a ocurrir es seguir corriendo por el andarivel parchístico”. Agregó que “el dólar Qatar no es la solución”, y espera que siga el cepo: “No van a liberar, van a ir mirando, no van a sacar el tapón de la rejilla para que se inunde”.

De todos modos, no descartó que se implemente lo que llamó un plan de estabilización, tipo “plan heterodoxo Australito con sentido político electoral”. Melconian opinó que se abrió la pregunta dentro del Gobierno debido a las “dos variables rebeldes”, de una inflación del 7% que no baja, y un “súper cepo” que no alcanza. “La pregunta que tienen es cómo siguen. No para ser Pep Guardiola, sino Caruso Lombardi. Pero para ser Caruso algo tenés que hacer también”.

El presidente del IERAL opinó que dentro del Gobierno deben pensar en el timing: “Dentro de esas cabecitas locas debe pasar cómo hacemos para que 5 meses antes de las elecciones la inflación baje al 3%, no es un alivio encantador, pero volvés al año pasado, fijate el deterioro de Berretalandia. Por eso, si fuera por voluntad propia del Gobierno, falta. Pero tal vez en una de esas te mete la realidad. Si en octubre el mercado cambiario día a día da -15 millones de dólares no es lo mismo que -200”.

Por otro lado, aseguró que hay un tema que no hay que dejar de lado que es la cohesión dentro del Frente de Todos: “Hay que hacer un repaso en el que no me metí, que es cómo continua la tregua. No se si el tuit de Cristina Kirchner es una advertencia, pero está claro que es la que juega el rol protagónico, y el receptor fue el Ministro de Economía. Veremos”.

Plan económico 2030

Como hace siempre que es invitado a convenciones empresarias, Melconian presentó su plan económico 2030, que aseguró que es “apartidario”, dado que lo podrá tomar cualquier Gobierno. Entre los principales lineamientos, se encuentran:

  • Reforma laboral: reducción de la litigiosidad, esquemas privados para financiar indemnizaciones, adaptación de los convenios colectivos para pymes y nuevas formas contractuales. Aseguró que de casi 21 millones de personas que trabajan, 8 millones lo hacen en la informalidad, y solo 6 millones en el sector privado.
  • Reforma previsional: similar a la de Mauricio Macri, para mantener jubilaciones en términos reales. Le pone fin a las moratorias, y el resto a la PUAM. Tiene un tope de aportes de los trabajadores para dar lugar a espacios de seguro de retiro privados.
  • Mercado cambiario, monetario y financiero: aseguró que se necesita un cambio de régimen. Dijo que la dolarización es “impracticable”, y que en cambio hay que ir a un régimen bimonetario, que no implicará una salida del cepo de un día para el otro.
  • Un nuevo Ministerio de Economía, “con todas las letras”, que incluya finanzas, agricultura, industria, energía, minería, economía del conocimiento, comercio interior, asuntos internacionales y obras públicas.

2 pedidos a los empresarios

En su exposición, Melconian también detalló cómo serían las reformas para el sector privado y público para mejorar la competencia. Sin embargo, les hizo dos pedidos a los ejecutivos. Por un lado, les pidió que se sumen a una “batalla cultural”, bajo el “predicamento que inculcó Cavallo”, de transmitir estas ideas económicas. Por otro lado, los llamó a respetar las reglas: “Nosotros somos todos culolimpio”. Y recordó una anécdota al frente del Banco Nación: “Me pasó que el ministro de Industria me mandaba a alguien para que le de una línea de crédito productivo, yo le contesté, ¿en nombre de quién? Esto es un banco, no es la Anses”.

Por último, les anticipó una medida que generó algunos murmullos entre el público: “Las retenciones en el corto plazo no van a bajar. Hay un combo entre precio internacional, tipo de cambio e impuestos. Vamos a gobernar para 50 millones de argentinos, no para un sector. Con Macri salimos de las retenciones y al tercer año las volvieron a poner. La prioridad es el equilibrio fiscal, sino no nos van a creer que el programa es anti inflacionario”.

Dejá tu comentario