Mercados de la región hoy muy cautos: EE.UU. subió más la tasa

Economía

La suba de la tasa de los bonos del Tesoro norteamericanos comenzó a afectar a mercados emergentes. Los dólares ya no llegan con facilidad a esta región y los papeles están bajando de precio: las Bolsas de Brasil, México y la Argentina tuvieron caídas de entre 0,8 por ciento y 2 por ciento. También bajaron los bonos de esos países y los de Colombia y Venezuela. Hay temor por la inflación, y en Estados Unidos ello se resuelve con más suba de tasas. Los bonos argentinos siguen ofreciendo alta renta, pero si en Estados Unidos los papeles del gobierno argentino pagan una tasa de 5 por ciento, la seguridad se torna más atractiva que el riesgo.

Las tasas de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años subieron hasta 4,99% anual, un nivel que aplastó a todos los mercados del mundo desde Wall Street hasta las Bolsas y títulos de países emergentes. Cuando este rendimiento llega a 5%, los dólares retornan a Estados Unidos y se alejan de las inversiones de riesgo. Son los capitales que se fueron cuando la renta estaba en 4,2% y a los inversores les parecía baja, por eso incorporaron a sus carteras papeles de más riesgo para conseguir más ganancias.

Los dólares en ese momento eligieron como destino las Bolsas y los bonos de México, Brasil, Venezuela, Colombia y la Argentina en menor proporción. Sus rendimientos superaban 14% en dólares, promedio por año, aunque títulos como los argentinos dejaron ganancias de 45% en un año.

  • Regreso

    Pero con la tasa en 5 por ciento los dólares están retornando a Estados Unidos y se desarman carteras. Las primeras víctimas son los bonos de más largo plazo y las acciones. El viernes bajó 1% la Bolsa de San Pablo y 2% la de México, mientras los papeles de la deuda cayeronmás de 1 por ciento. En la Argentina el Par en pesos, el bono más largo y volátil, perdió 2,20% y en Wall Street los títulos del canje de la deuda argentina legislación Nueva York, perdieron 1%. Los cupones PBI se desplomaron más de 3%.

    El lado positivo fue el escaso volumen de negocios, porque los inversores están tranquilos y no quieren desprenderse de sus carteras para pasarse a dólares. La divisa el viernes subió de manera leve, pero hubiera bajado de no haber sido por la compra de u$s 18,5 millones por parte del Banco Central para elevar las reservas a u$s 21.703 millones.

    La noticia que gatilló la suba de la renta puso contento a George W. Bush y pesimista al mercado. El viernes se anunció que el empleo creció más fuerte de lo que esperaban los analistas. Es una excelente noticia para los políticos, pero para los inversores significa problemas ya que un mercado de trabajo en expansión significa una economía caliente y con riesgos inflacionarios. Entonces, temen que la tasa de interés sea subida más de lo esperado por la Reserva Federal que se vuelve a reunir en los primeros días de mayo. De aquí hasta ese momento, cada indicador de la economía de los Estados Unidos será observadopor el mundo e incidirá en los bonosde países emergentes.

    El mercado hasta hace poco apostaba a que la suba de tasas se detendría en 5,25% anual (está en 4,75%), pero ahora dudan.

    La Reserva Federal cree que es más fácil hacer crecer a la economía si ésta se debilita, que bajar la inflación si la misma se agudiza. De allí que no tengan ninguna duda cuando de subir la tasa se trata: prefieren que baje la actividad económica a que haya inflación.

  • Nuevos empleos

    Las empresas norteamericanas crearon 211.000 empleos en marzo, por encima de los pronósticos cercanos a 190.000. La desocupación llega a sólo 4,7%, la menor cifra desde los años 60.

    Los datos generaron satisfacción en el gobierno. El secretario del Tesoro, John Snow, dijo que son una confirmación de la solidez de la economía norteamericana.

    En tanto, Bush leyó una declaración a la prensa donde le solicita al Congreso que haga permanentes los recortes de impuestos que él reclama y a los cuales les atribuye la clave del crecimiento estadounidense.
  • Dejá tu comentario