5 de diciembre 2007 - 00:00

Moreno ya retiene 10% a mineras

Alberto Abad
Alberto Abad
¿Guillermo Moreno legislador? El polémico secretario de Comercio Interior habría creado un impuesto (atribución exclusiva del Congreso) mediante el simple trámite de enviar una carta a la Aduana en la que impone una retención de 10% sobre las exportaciones mineras.

El hecho fue informado ayer por la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), que denunció que cuatro empresas del sector, Bórax Argentina, Procesadora de Boratos Argentinos, Minera del Altiplano FMC y Minera Alumbrera Ltd. se vieron sorprendidas cuando sus respectivos agentes de aduana les informaron ayer que debían abonar un derecho a la exportación (léase retención) no previsto en ninguna legislación.

La decisión de imponer retenciones a la exportación de minerales habría sido tomada el viernes durante una reunión que mantuvieron Moreno y su par de Minería, Jorge Mayoral; tras ese encuentro los funcionarios emitieron las Notas 130/07 (Minería) y 288/07 (Comercio), ambas de fecha 30 de noviembre y dirigidas a la Administración Nacional de Aduanas, informando a este organismo que depende de Alberto Abad (titular de la AFIP) que debía practicar una retención de 10% en concepto de «derechos mineros» sobre el valor de los bienes exportados por las mineras. Ninguna de estas dos misivas fue publicada en el Boletín Oficial, por lo que su contenido sólo trascendió a través de los agentes de aduana que fueron informados de su aplicación. También aparecería en el Sistema María, de control aduanero.

La duda de los despachantes es sobre qué valor calcular la gabela: las empresas estiman las regalías que les pagan a las provincias de acuerdo con el valor del producto en boca de mina; ésa sería una alternativa; otra sería el valor FOB de los bienes a exportar; una tercera, usar como base imponible el cálculo que se aplica para el Impuesto a las Ganancias.

Cabe recordar, además, que las empresas del sector tienen lo que se denomina « estabilidad fiscal»: al aprobárseles el proyecto minero, el Estado les garantiza que el esquema impositivo que se aplica en ese momento se mantendrá durante toda la vida útil de la mina; la retención de Moreno estaría violando ese esquema, además de invadir las incumbencias del Legislativo.

Según trascendió, los fundamentos para esta nueva carga impositiva serían los mismos que se aplican para otras exportaciones: los commodities suben; por lo tanto, el sector beneficiario de esa suba a nivel internacional debe compartir esa riqueza adicional e imprevista con el resto de la sociedad, a través de una mayor tributación.

¿Qué van a hacer las empresas mineras? Lo que campeaba ayer era el desconcierto, y más allá de alguna exaltada amenaza («vamos a levantar el proyecto que pensábamos hacer»), a lo único que atinó el sector -al menos hasta anoche-fue a emitir un comunicado en el que califica de «vulneración de la seguridad jurídica» el nuevo impuesto de Moreno.

Allí se afirma que «decisiones de esta naturaleza desjerarquizan el precepto constitucional de la publicidad de los actos de gobierno, en caso de existir una norma sancionada de acuerdo a derecho que no se haya divulgado apropiadamente», al tiempo que califica de «ilegítima» la acción «de funcionarios administrativos» (por Moreno y Mayoral, claro).

Agrega que «ninguna norma o legislación que regula obligaciones de las empresas mineras exportadoras contiene referencia expresa alguna al cargo que se pretende aplicar».

A partir de hoy, entonces, comenzará la dura batalla de los empresarios mineros para intentar revertir una decisión que, sin duda, Moreno no tomó por las suyas y sin consultar con la Casa Rosada, igual que sucede con todas sus medidas clave.

Dejá tu comentario

Te puede interesar