Motores prendidos (de similar marca)

Economía

Nuevamente se pusieron en funcionamiento en precios y en volumen los dos nombres que dotaron a marzo de una fuerza especial, que el mercado no poseía por sí mismo. Por las dudas que algún lector desprevenido no lo sepa, se trató de una nueva presencia determinante de la plaza de Tenaris y la del Bansud. Y ya desde el comienzo, el índice se negó a seguir surcando por debajo del piso virtual, fijando en 1.803 puntos su marca más modesta. Esto, augurando que se trataría de una rueda más benigna para procurar el avance, hecho que se consumó con un máximo de 1.824 y para, finalmente, negociar al cierre en 1.819 definitivos.

Diferencia de 1,2% para el Merval, que superó con holgura lo que conseguían mercados aledaños, todos con el signo a favor (a pesar del peligroso repunte de tasas en el Norte). Por lo que se ha visto, el impacto del costo del dinero fue acusado más por otras especies, y los segmentos de volumen lo indican también. En acciones ordinarias, se rozó los $ 80 millones de efectivo y con participación alta, casi 19%, sobre los totales generales. Sin ser una cifra para emocionar, demuestra que la contracción mayor se aprecia en otro tipo de títulos. De ese total, lo hecho por Tenaris cubrió cerca de los $ 23 millones. Y el aporte del Bansud superó los $ 20 millones: ergo, más de la mitad de lo realizado ayer se debió a solamente dos especies. Que, de paso, le dieron cuerpo al Merval con suba de 2,3% la siderúrgica y de 3,5% en el caso del banco. Tal peso excluyente disimuló otras debilidades, que hubo variadas, pero alcanzó a sacar una imagen global positiva de la plaza porteña. Y es bastante...

Dejá tu comentario