Nombran a Draghi en Banco de Italia

Economía

Roma (Reuters) - El presidente de Italia, Carlo Azeglio Ciampi, aceptó ayer la designación del ejecutivo de Goldman Sachs, Mario Draghi, como nuevo gobernador del Banco de Italia, según informó la oficina presidencial.

El consentimiento de Ciampi es el último eslabón de la cadena de aprobaciones a la que debía someterse la nominación de Draghi, quien sucederá al renunciante Antonio Fazio, que debió abandonar el cargo por verse involucrado en un escándalo por una fusión bancaria que deterioró la imagen del país.

Anteriormente, el gabinete había emitido un comunicado en el que notificaba que había aprobado la nominación.

Draghi, de 58 años, tiene una vasta experiencia en la economía internacional. La noticia de su designación fue bien recibida por los políticos tanto de la coalición gobernante de centroderecha como de la oposición. Los analistas económicos también elogiaron la medida.

«El será un nombramiento excelente que debería tener la capacidad para restablecer rápidamente la credibilidad del Banco de Italia»,
dijo el economista Lorenzo Codogno, de Bank of America.

• Menos hostil

Se prevé que Draghi, quien actualmente es un vicepresidente del banco de inversión Goldman Sachs en Londres, muestre una postura menos hostil que Fazio a cualquier intento por parte de alguna firma extranjera para entrar al mercado bancario italiano.

Como director general del Tesoro entre 1991 y 2001, Draghi lideró las privatizaciones en los sectores de energía, bancos y telecomunicaciones y también participó en la exitosa iniciativa italiana para unirse a la unión monetaria europea.

«El es respetado por los inversores internacionales gracias a su historial en el Tesoro y su designación debería llevar a un mercado bancario italiano más abierto, que al final de cuentas hará que los italianos tengan que pagar menos por sus servicios b
ancarios-», dijo Codogno. El nuevo gobernador debería comenzar su trabajo en febrero, reportaron los medios locales. El actual gobernador en funciones, Vincenzo Desario, seguiría al frente hasta entonces.

Fazio renunció después de enfrentar una investigación por posibles delitos financieros en el escándalo que provocó la adquisición de un banco, que también colocó en el centro de la escena al protegido sector bancario de Italia.

Tanto el primer ministro,
Silvio Berlusconi, cuya coalición está detrás del centroizquierda en los sondeos de opinión antes de las elecciones generales de abril, como Ciampi, deseaban reemplazar rápido a Fazio para minimizar las consecuencias de su renuncia de la semana pasada. Bajo una ley nueva que el Parlamento aprobó en forma apresurada después de la salida de Fazio, el gobernador del Banco de Italia debe ser designado por el presidente en base a una propuesta del gobierno, que primero debe consultar con la directiva del Banco Central.

Fazio renunció el 19 de diciembre después de meses de intensas presiones relacionadas con las denuncias de que había actuado en forma irregular durante el fallido intento de Banca Popolare Italiana para adquirir otro banco italiano. El ex director, que está bajo investigación por supuestas operaciones con información confidencial y abuso de autoridad, ha negado las acusaciones.

Dejá tu comentario