Noviembre negro: ahorristas perdieron con bonos y Bolsa

Economía

Los argentinos no tienen dónde ahorrar sin que la inflación les quite parte de su dinero. Por eso adelantan consumos, motorizando más inflación, o compran dólares y euros. El ranking de inversiones de noviembre muestra que los únicos activos que subieron fueron el euro y el plazo fijo. Pero hay que prestar atención a estos datos. Si bien la moneda única de Europa avanzó 2,5%, hay que descontarle el costo de compra y venta (la brecha entre ambos precios), con lo que la ganancia queda casi anulada.

El plazo fijo, en tanto, pese a dar un atractivo 1,25% mensual (tomando la tasa de los bancos que más pagan), no atrae a los inversores porque consideran que es muy inferior a la inflación real.

El gobierno ha cometido un grave error al manipular las cifras del INDEC, porque ahora cada ahorrista calcula cuál es la inflación. Para cubrirse, la sobreestiman y en su imaginación el porcentaje de alza de precios es mayor que el real. Por eso los plazos fijos están cayendo y el dinero pasa a cuentas corrientes.

El dólar, a pesar de haber bajado, sigue siendo el ahorro preferido de los argentinos en un momento en que no tienen otro lugar donde colocar su dinero. Los bonos de la deuda están descartados. En el mes dejaron fuertes quebrantos a todos, incluido al gobierno, que colocó dinero de la ANSeS en estos títulos. Las AFJP no se salvaron de la debacle. El gobierno las obliga a invertir en títulos que están condenados a no subir por la manipulación de datos del INDEC. Esa condena se prolongará a partir de diciembre, con el nuevo índice de precios que deja afuera una cantidad importante de productos clave. Sólo medirá un puñado de productos que el gobierno mantendrá bajo control. El problema es que esos productos controlados sólo existen virtualmente, no en las góndolas.

Los bonos del canje de la deuda encabezaron la debacle de noviembre. Sólo los títulos de Venezuela bajaron tanto como los argentinos. El Par en pesos perdió más de 10% y su versión en dólares, 9%. Los Discount, los otros títulos importantes del canje, bajaron más de 7% en pesos y en dólares.

Al cupón PBI, que va adosado a los bonos del canje, pero se negocia por separado, no le fue mejor. El derivado en pesos cayó más de 5% y en dólares, más de 8%.

Los bonos posdefault en moneda local también fueron víctimas de la crisis de Estados Unidos y del INDEC. Sus pérdidas llegaron a superar más de 7%. Las acciones tuvieron un pésimo mes, donde los papeles de las petroleras fueron derribados por la decisión del gobierno de aumentar las retenciones y los de los bancos porque al caer los bonos, bajan sus ganancias y se reflejarán en los balances.

A todos los países emergentes les fue mal, a la Argentina, peor que a todos. Los bonos de Brasil en el mes cayeron menos de 1%. Los de Venezuela de la Argentina, más de 10%. Venezuela todavía no se animó a alterar el índice de precios y tiene una inflación de casi 20% anual.

Dejá tu comentario