Palo porque bogas y palo si no bogas

Economía

Si hasta un par de meses atrás las acciones avanzaban junto al petróleo, últimamente parece que suba o baje el precio del crudo, las acciones van a la retranca. Ya hablamos alguna vez del "espejismo matemático" que explicaba la suba. La baja tiene que ver con algo más concreto y fácil de comprender (lo hemos hablado muchas veces): cae el dólar, suben los precios de los commodities, se recalienta la inflación, caen las acciones y -si no sube el costo del dinero- vuelta a comenzar. Ayer el dólar retrocedió 0,6 por ciento ante las principales monedas (desde el Central Europeo se mostraron mucho más predispuestos que desde la Fed a subir sus tasas de referencia), los commodities treparon 2,7% -el precio del crudo avanzó 3,9% a u$s 136,38 por barril-, la tasa de 30 años subió a 4,70, 1% anual y el Dow se desplomó 1,68% quedando en 12.083,77 puntos. Si no fuera por la magnitud de la baja semanal, diríamos que el retroceso de la tasa de dos años bajó a 2,81% y la de diez a 4,079%, no sólo reflejan la búsqueda de seguridad de los inversores, sino que no auguran nada bueno para hoy.

En este escenario no sorprende que la única suba sectorial le correspondió a las empresas energéticas, mientras lo peor fue para las transportistas. Claro que a los papeles financieros no les fue mejor ya que retrocedieron 3,3% (tocaron el mínimo desde abril de 2003 ante el temor que las pérdidas de los bancos pueden seguir creciendo) y 14% que se desplomaron las acciones -deberíamos llamarlas opciones de quiebra- de Lehman.

Es cierto que tuvimos noticias puntuales como las pobres ventas de chips de memorias (golpeó a las empresas de semiconductores), la noticia que Alcoa no será vendida (se desplomó 8%), que bajaron los inventarios de crudo y Obama amenazó con más impuestos a las petroleras (sólo bajaron las refinadoras), las perdidas agrícolas por las lluvias, etc. Importantes todas, clave ninguna. Lo interesante es que comienza a reconocerse que sin una recuperación económica clara, la suba de tasas dispararía otra ola de quebrantos.

Dejá tu comentario