19 de noviembre 2008 - 00:00

Paulson: "Lo que aprendí de crisis es que es imprevisible"

Henry Paulson, Ben Bernanke y Sheila Bair dieron sus testimonios ayer en el Capitolio sobre los vaivenes de la crisis y el plan de rescate. El secretario del Tesoro debió soportar la presencia de manifestantes con carteles de saqueo en contra de las políticas que aplica el gobierno.
Henry Paulson, Ben Bernanke y Sheila Bair dieron sus testimonios ayer en el Capitolio sobre los vaivenes de la crisis y el plan de rescate. El secretario del Tesoro debió soportar la presencia de manifestantes con carteles de "saqueo" en contra de las políticas que aplica el gobierno.
Washington - El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, y el titular de la Reserva Federal, Ben Bernanke, defendieron el manejo que dieron a los recursos del plan de rescate de u$s 700.000 millones. Paulson reconoció que «si algo aprendimos es que esta crisis financiera es imprevisible y difícil de contrarrestar».

Los funcionarios fueron citados por el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes para dar cuenta de la utilización de los fondos del salvataje y de los motivos de los cambios que introdujeron al mismo, un mes y medio después de que fuera aprobado por el Congreso.

Paulson se manifestó contrario a la asignación de dinero del rescate para dar garantías a hipotecas con riesgo de ser ejecutadas y subrayó que, por la naturaleza de la crisis, ese dinero «no pretendía ser para el estímulo económico ni un paquete de recuperación». Bernanke, por su parte, declaró que ve «cierto progreso en los mercados de crédito» como respuesta al Programa de Rescate de Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en inglés) y a las inyecciones de liquidez de la Fed.

A continuación, los puntos destacados en sus exposiciones.

HENRY PAULSON

  • Necesitábamos el paquete de rescate financiero para estabilizar nuestro sistema financiero y minimizar el daño a la economía. El paquete de rescate no pretendía ser un estímulo económico o un paquete de recuperación económica.

  • El objetivo del programa fue apuntalar los cimientos de nuestra economía a través de la estabilización del sistema financiero y no es realista esperar que revierta el daño que ya fue infligido por la gravedad de la crisis.

  • Para el momento en que el Congreso aprobó los fondos, la crisis financiera alcanzó dimensión mundial y se volvió tan grave que un programa de compra de activos no hubiera sido suficientemente eficaz ni rápido.

  • Reconocimos que el programa de compra de activos en peligro, para ser eficaz, requería un compromiso masivo de los fondos del TARP. Si bien a mediados de setiembre, antes de que las condiciones económicas empeoraran, u$s 700.000 millones en compras de activos en dificultades hubieran tenido un impacto significativo, hoy con una peor situación económica, la mitad de esa suma ya no es suficiente.  

  • Lo mejor que podemos hacer para mitigar el problema de las hipotecas es aumentar el acceso a créditos hipotecarios más baratos. Las acciones tomadas para fortalecer y estabilizar Fannie Mae y Freddie Mac, y a través de ellos al aumentar el flujo de crédito hipotecario, junto con nuestro programa de capitalización de bancos, son acciones poderosas para promover los préstamos hipotecarios. También estamos trabajando activamente para prevenir las ejecuciones.  

  • Si algo hemos aprendido este año es que esta crisis financiera es imprevisible y difícil de contrarrestar. Por lo tanto, a principios de la semana pasada, llegamos a la conclusión de que era prudente preservar la capacidad del TARP, manteniendo no sólo nuestra flexibilidad, sino también la de la próxima administración.

    BEN BERNANKE  

  • Hay algunos indicios de que los mercados de crédito, aunque siguen bastante tensos, están mejorando. Las tasas de financiación interbancaria de corto plazo disminuyeron notablemente desde mediados de octubre y estamos viendo una mayor estabilidad en el mercado de dinero y en el mercado de papeles comerciales.

  • Sin embargo, las condiciones de crédito siguen, en general, lejos de ser normales, con márgenes por riesgo aún muy elevados y estrictos requisitos para préstamos bancarios. Además, hubo escasa o nula emisión de bonos por parte de compañías de baja calificación, ni bursatilización de los créditos al consumo en las últimas semanas.  

  • La capacidad del Tesoro para inyectar capital en instituciones financieras y tomar otras medidas para estabilizar el sistema financiero (incluyendo acciones que eviten el desorden en instituciones financieras de importancia sistémica) será fundamental para restablecer la confianza y promover el regreso de los mercados de crédito a un funcionamiento normal.

  • A la luz de las recientes acciones de política destinadas a promover la estabilidad financiera y mejorar el acceso de los bancos a capital y financiación, que aumentaron la capacidad prestable de los bancos, es imperativo que las organizaciones bancarias y sus reguladores trabajen juntos para garantizar que los requisitos solvencia de los prestatarios se cumplan de una manera compatible con la seguridad y la solidez.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar