11 de marzo 2011 - 12:55

Portugal, asfixiado, resiste en pedir ayuda y lanza un nuevo ajuste

El ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos.
El ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos.
Los planes del Ejecutivo también incluyen cambios en el sector financiero, para lo que ha solicitado a los bancos portugueses que reduzcan sus necesidades de financiación, refuercen su liquidez, aumenten su capital y se reestructuren, en los casos que sea necesario.

Portugal anunció reformas y recortes de gasto adicionales para reducir su déficit en un 0,8 por ciento del Producto Interno Bruto más este año, en un intento por evitar la intensa presión para que pida un rescate. El ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, detalló una serie de medidas que incluyen recortes de gasto en servicios de salud, beneficios sociales y la postergación de proyectos de infraestructura, que garantizarían al Gobierno cumplir con su meta de déficit fiscal del 4,6 por ciento este año.

"Como precaución adicional para el 2011, las medidas de consolidación se fortalecerán, permitiéndonos tener un efecto adicional del 0,8 por ciento (del PIB)", afirmó a la prensa en Lisboa, poco antes de una cumbre crucial de la zona euro destinada a buscar soluciones para la crisis de deuda. Agregó que con las medidas "no habrá duda" sobre el cumplimiento de la meta de déficit del 2011 del endeudado país. Teixeira dos Santos dijo que Lisboa busca profundizar sus reformas estructurales, particularmente en el mercado laboral, donde planea recortar las indemnizaciones por despido a 10 días desde 30 días y fijar un pago máximo equivalente a 12 meses de sueldo.

"El esfuerzo de consolidación en general, ahora complementado con medidas adicionales para el 2011, debe continuar con medidas en los próximos años dada la exigencia de las metas fijadas", agregó.

"Creo que con esto, Portugal está todavía tratando desesperadamente de probar que tiene la voluntad política de llevar a cabo estas medidas dolorosas", dijo Colin Ellis, economista jefe de BVCA en Londres. "Sin embargo, al final, las tasas de interés que ellos están pagando en el mercado son insostenibles, todavía hay una buena posibilidad de que ellos necesiten algo de ayuda en algún momento", agregó.

Pese a insistir en que no necesita ayuda externa, Portugal ha llamado a los líderes de la Unión Europea a desarrollar un paquete de medidas para poner fin a la crisis de deuda rápidamente. La cumbre de líderes de la zona euro en Bruselas de más tarde debiera establecer normas para reducir las deudas nacionales en el futuro y se espera que mantenga la presión sobre Portugal para que ponga en orden sus finanzas públicas. El Gobierno lusitano portugués tiene como meta reducir el déficit fiscal a un 3 por ciento del PIB el próximo año y al 2 por ciento en el 2013.

Dejá tu comentario

Te puede interesar