Dicen que IPC debería bajar a 1,3% en junio para meta del 29%

Economía

Analistas privados consideran que es casi inviable la pauta del Presupuesto. Para que se cumpla la base monetaria debería subir menos del 20%, entre otras cosas.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, tiene por delante, en 2021, un calendario exigente si quiere que la inflación del año se aproxime al 29% que figura en el Presupuesto. Tomando en cuenta el arrastre que deja el 2020 y la estacionalidad, para junio el ritmo de incremento de los precios debería ubicarse en 1,30%.

El dato forma parte de una estimación hecha por el economista de la Fundación Libertad y Progreso, Aldo Abram, ante Ámbito. Se trata solo de un ejercicio teórico sobre cómo debería ser el derrotero del Índice de Precios al Consumidor (IPC) para que se logre cumplir con las proyecciones de Guzmán.

Hay que tomar en cuenta que la serie estima para el mes que transcurre, enero, una inflación del 4.02%, casi igual a la que se registró en diciembre último. Eso ya deja un impulso importante para el mes siguiente. Para febrero, se estima que debería bajar al 3,42%.

En marzo el índice de precios históricamente está afectado por diferentes cuestiones que lo hacen subir. En tiempos normales, se trata del mes del verdadero inicio del año laboral, de la administración pública, la actividad privada y las clases. Este año, entonces, la inflación deberá llegar al 3,67% para seguir con perspectivas de una baja.

Luego, en abril y mayo, la suba de los precios debería ya ubicarse por debajo del 3%. En el cuarto mes del año el IPC debería ser del 2,98% y en el quinto, del 2,15%. Con ello, el derrotero a la baja de los precios se mantendría en camino hacia la meta.

Luego, al cierre del primer semestre en junio el costo de vida debería experimentar una notoria baja. En ese período ya tendría que estar en el 1,30%.

“Es obvio que en enero no va a bajar abruptamente la inflación, ni en febrero. No va a pasar algo así”, explicó Abram, al hablar sobre sus estimaciones. El economista de Libertad y Progreso precisó que “todavía hay un efecto de la depreciación del peso del año pasado que aún no se reflejó en los precios”. Pero, a pesar de ello, sostuvo que si creciera la base monetaria menos del 20% durante 2021 eso podría significar una tendencia decreciente de la inflación. Abram consideró que para llegar a cumplir la meta “la inflación del último trimestre debería ser del orden del 1 % mensual, lo cual hoy parece poco creíble”. “Eso es simplemente un ejercicio de imaginación. Lo más probable es que con la necesidad de financiar al Tesoro y la caída de la demanda de pesos que va a haber la inflación va a ser mucho más alta que el año pasado”, afirmó el analista.

Para lo que resta del año, entonces, el IPC debería seguir el siguiente derrotero: julio, 1,61%; agosto, 1,25%; septiembre, 1,10%; octubre, 0,98%; noviembre, 1,21% y diciembre 1,35%. Tomando en cuenta la estacionalidad, octubre es un mes de menor inflación, mientras que en diciembre es más alta.

Al respecto, un reporte de la consultora WISE indica que “el año terminó con una inflación de 36,1% pero lo grave es que diciembre marcó la variación más alta desde noviembre de 2010: 4%”.

“A su vez la inflación del último trimestre del año fue de 11,4%, lo que muestra lo difícil que le resultará a Guzmán llegar a fin de marzo con una inflación acumulada de un dígito. Si la analizamos, estamos hablando que partimos de una variación para 2021 en 54%”, señala el reporte.

En cambio, el director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), Hernán Letcher, comentó que el ministro Martín Guzmán puede lograr el cumplimiento de la meta en tanto logre que el incremento de los precios de los alimentos sea más bajo que el del año pasado. “Tendría que haber un aumento muy moderado en los precios regulados, y debería bajar alimentos y prendas de vestir”, señaló como condiciones para aproximarse a un escenario como el que propone el Presupuesto 2021. El economista recordó que el rubro alimentos pondera entre un 23% a un 30% en el Índice de Precios al Consumidor que elabora el INDEC. La carne, solamente, promedia un 10% del total. En un reciente informe destacó que el producto subió casi 70% el año pasado como consecuencia de la mayor exportación a China que presiona sobre los valores internos.

Dejá tu comentario