Malo: a pesar de la recesión, la inflación de junio fue de 2,2%

Economía

El rubro de alimentos y bebidas aumentó 1%, por debajo del promedio. En los últimos doce meses la inflación fue del 42,8%. En lo que va del año, acumula un 13,6%.

En lo que es una mala noticia para aquellos que piensan la salida de la cuarentena en términos de precios, la inflación de junio registró un incremento del 2,2% y pasó a acumular así una suba en la primera mitad del año del 13,6%.

El salto interanual fue del 42,6% según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Los datos del primer semestre signado por la pandemia de coronavirus, plantean dudas sobre la evolución de los precios en lo que resta del año, de acuerdo a lo indicado por economistas y consultores a Ámbito. El aumento de junio se explica por una fuerte suba de precios en indumentaria y en artículos para el hogar.

Al respecto, el director de la consultora Focus Market, Damián Di Pace advirtió que el mes pasado “se registró una suba muy fuerte” del IPC en función de que rubros importantes del índice como los combustibles y los servicios públicos tienen tarifas congeladas.

Di Pace llamó la atención sobre los rubros de prendas de vestir y calzado que subió el mes pasado por encima del 4%. “El empresario industrial está tratando de recuperarse de la suba de sus costos, que han sido muchos y han convivido con la instrumentación de la cuarentena”, señaló el director de Focus Market, consultora especializada en consumo masivo.

Para el analista, el dato “más importante” para ver cómo seguirá el derrotero del IPC del 2020 será hoy cuando el INDEC informe la inflación mayorista. “El mes pasado, en mayo, los precios mayoristas habían subido casi nada, 0,4%”, recordó. En función de lo que resta del año, Di Pace opinó que el Banco Central va a tener que pegar “un volantazo” con la tasa de interés para evitar que con la mayor actividad que vendrá tras la salida de la cuarentena, se escapen los precios en relación a la mayor circulación de dinero. La inflación de la primera mitad del año estuvo acotada por la fuerte recesión económica derivada de la pandemia. Ese fenómeno además retrasó el proceso de traslado a precio final de las variaciones del dólar, sobre todo cuando las empresas importan insumos, explicó el consultor.

En cambio, Hernán Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) manifestó que el camino ascendente de los precios estará más acotado de lo que se supone. “Hasta septiembre no va a haber grandes cambios porque están congelados los servicios públicos, comunicación, y el transporte”, explicó. “En julio puede haber algún aumento en la variación de precios de alimentos porque se autorizaron aumentos de Precios Máximos y Cuidados (ver nota aparte) y algún efecto de la leve variación del tipo de cambio” señaló Letcher. Al respecto, el titular del CEPA indicó que “hay que ver qué sucede en el último trimestre, pero dependerá de la evolución de la pandemia”.

Por su lado, la consultora ACM destacó que el aumento de los precios de junio si bien había sido anticipado, “fue levemente superior al esperado”. En el Relevamiento de Expectativas de Opinión (REM) del BCRA se esperaba un avance del 2%. ACM asegura que “la inflación núcleo se aceleró notablemente”al ubicarse en el 2,3%. “Para los próximos meses esperamos una trayectoria levemente creciente debido a la continuidad parcial de la cuarentena. De todas maneras, no superará el 2,5% mensual”, indicó la consultora.

En cambio, el economista Iván Carrino explicó que “a menos que el Gobierno tome una medida contundente en materia fiscal y monetaria, vamos a ver más inflación en el segundo semestre”.

A su criterio, el recalentamiento de la inflación se podrá producir “porque se emitieron 1,2 billones de pesos para financiar gasto público que aún no llegaron a ‘la calle’ porque están en los bancos sostenidos con Leliq”.

“Cuando a gente vuelva a tener más normalidad, va a querer gastar ese dinero, y no va a haber más bienes en donde gastarlos”, señaló Carrino. El economista además indicó que “por otro lado toda la parafernalia de controles de precios va a tener que desactivarse de alguna forma si se quiere volver a crecer, y eso inevitablemente generará un salto de precios”.

De acuerdo con los datos del organismo, en el sexto mes del año se produjeron aumentos en el rubro prendas de vestir y calzados, 6,6%; y en recreación y cultura, 4,2%. Estos dos rubros fueron los que llevaron el indicador por encima de las marcas previas.

Los que menos subieron fueron educación, 0,4%; y bienes y servicios varios, 0,3%. Las divisiones Educación (0,4%) y Otros bienes y servicios (0,3%) fueron las de menor aumento en el mes a nivel nacional, aunque con disparidad entre las distintas regiones, mientras Alimentos y bebidas no alcohólicas mostró una variación de 1%.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario