Por los controles, precios suben más en almacenes que en grandes cadenas

Economía

De acuerdo con el estudio, a los supermercados chicos y a los autoservicios se les está haciendo más difícil sostener los valores, sobre todo en el interior.

Los planes para contener la inflación están dando resultados en los supermercados, pero no así entre el canal de autoservicios, según destacan datos de la consultora Scanntech. La dinámica inflacionaria más alta se ubica en los comercios más chicos. Precios Máximos y Precios Cuidados, los dos instrumentos que maneja la secretaría de Comercio Interior están generando un gap de unos 10 puntos en favor de las grandes superficies. A las pymes del sector se les hace inviable comprometerse a mantener los valores.

El informe de Scanntech establece la siguiente comparación para febrero: el año pasado los precios que manejaban los supermercados chicos eran el 96% promedio del que cobraban las grandes cadenas. Este año pasó a ser 108%.

Darío Hernández, gerente de la consultora, explicó, durante una presentación organizada por la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA), que “la mayoría de las grandes cadenas, que tienen restricciones de precios, tienen abastecimiento directo de los fabricantes y tienen mayor presencia de productos con los planes especiales Máximos y Cuidados”.

“Todo eso colabora a que el supermercado pueda mantener sus precios mientras que para el autoservicio la cadena de distribución es más larga, hay más intermediarios y el fabricante ya no puede asegurar el precio de venta. El autoservicio termina cediendo ante la presión de la cadena de distribución”, detalló.

El analista de mercado puso como ejemplo el caso de la cerveza. En el canal supermercados se ubicó con un incremento de noviembre a diciembre de 2020 cercano al 4 %, mientras que en los autoservicios fue de un 13% contra octubre, y en diciembre otro 10% sobre la suba anterior.

En febrero de 2020 los autoservicios vendían productos del rubro bebidas por un valor que era el 94% del que lo hacían las grandes cadenas, en cuidado personal era el 96% y en limpieza el 97%. En 2021 la relación pasó a ser de 109%, 102% y 104%, respectivamente. Un rubro en el que los super chicos estuvieron siempre en desventaja fue en alimentos, que pasaron del 102% al 108%.

Precios Máximos y Precios Cuidados, a su vez, eliminaron las grandes promociones que venían sosteniendo las ventas de las grandes cadenas. Según estimaciones de Scanntech, el 70% de la venta de determinados artículos se cursaba en la modalidad “60% en la segunda unidad” o el famoso “2 al precio de 1”. Un empresario pyme que estuvo en el encuentro comentó que “en un momento vendían el 90% de mis productos bajo ese modo” lo que hacía imposible sostener la relación. Hernández precisó que en un estudio anterior se había estimado que el precio unitario de un producto vendido en promoción era un 5% inferior al del autoservicio. En cambio, si no se compraba en esa modalidad era entre 10% y 15% más alto. Al extenderse tanto, el precio real que ofrecían las grandes cadenas era el de la promo. Es lo que en la jerga del retail denominan “hacer dinámica”.

Por otro lado, a los autoservicios y pequeños super también se le está haciendo difícil mantener los propios valores de Precios Cuidados y Precios Máximos. Según señaló Hernández, en un comparativo de 102 productos “también habría un incremento superior, al menos es lo que termina abonando el consumidor”. “El autoservicio se está encareciendo un 10% contra el año anterior, incluso teniendo en cuenta las promociones. Los planes de incentivos no estarían alcanzando de la misma manera”, advirtió el analista.

Algunos directivos de supermercados del interior también advirtieron que las empresas proveedoras de alimentos están priorizando el abastecimiento en la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires.

Dejá tu comentario