Privados prudentes por apoyo del Fondo al país

Economía

Para la agencia financiera, el organismo deja entrever que el país deberá enfrentar las negociaciones con privados por su cuenta.

Según Consultatio, aún no está claro ni definido que el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) tenga el alcance que deslizó el oficialismo. Según la interpretación del último informe publicado por la compañía inversora, leyendo detenidamente el comunicado del organismo, se “deja entrever” que la Argentina deberá enfrentar las negociaciones con los acreedores privados por su cuenta. Ante el panorama, se menciona la posibilidad de un “exit yield”.

El comunicado del FMI dominó la atención y fue interpretado de una manera muy llamativa: no creemos que haya habido un respaldo del organismo al accionar del Gobierno en materia de deuda. No sólo eso, sino que entendemos que el FMI deja entrever que Argentina negociará por su cuenta con acreedores privados sin que este esté involucrado. En nuestra opinión, esto tiene consecuencias de mediano plazo para la reestructuración de deuda dado que, sin el apoyo del fondo, el “exit yield” de los bonos es mayor.

El superávit primario que se necesitaría para reducir la deuda pública y las necesidades de financiamiento bruto a niveles consistentes con un riesgo de refinanciamiento manejable y un crecimiento del producto potencial satisfactorio no es económica ni políticamente factible. En consecuencia, se requiere de una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados, para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad.

La estrategia “caso por caso” sigue siendo el camino elegido: si bien Guzmán tiene la opción de ofrecer un canje que englobe a todos los vencimientos más próximos (A2M2, TC20, TJ20, AF20), por ahora sigue optando por la estrategia “caso por caso”. Esta metodología prioriza el control estricto del Gobierno en cada uno de los casos y favorece el caso del riesgo de las clasificaciones ad hoc en términos de moneda, residencia/monto del tenedor, momento de compra del instrumento, etc.

Nuestra posición es que el Gobierno intentará renovar vencimientos ofreciendo canjes/licitaciones (voluntarios o no) donde acepte tomar los títulos a valor técnico por un nuevo instrumento que tenga implícita una cierta quita en términos de VPN.

Lo que esperamos es que el Gobierno ofrezca la posibilidad de entrar a estos canjes a todos los tenedores cuyos instrumentos van venciendo y no imponga (como hizo en el último canje del AF20) un monto máximo a canjear. Si bien la opción de “emitir para pagar lo que no se renueve” parecía viable desde un punto de vista macro (como veníamos resaltando hace unos meses), a esta altura es bastante evidente que el Gobierno no está dispuesto a correr el riesgo de una depreciación abrupta y repentina en el tipo de cambio contado con liquidación a raíz de la alta participación de no residentes en los bonos en pesos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario