4 de diciembre 2007 - 00:00

Puerto Madero: empresarios se pelean por la altura

Dique 1 de Puerto Madero: habrá un shopping, hoteles,apart hoteles, oficinas y cocheras. Algunas obras arrancaránrecién en enero, con un retraso de un año respecto delo previsto.
Dique 1 de Puerto Madero: habrá un shopping, hoteles, apart hoteles, oficinas y cocheras. Algunas obras arrancarán recién en enero, con un retraso de un año respecto de lo previsto.
La margen este del Dique 1 de Puerto Madero, la última gran parcela de ese nuevo barrio porteño que queda por desarrollar, es el escenario de una sorda pelea entre los empresarios que se dividen las 23 manzanas que lo componen. Hasta ahora, esa disputa no sólo ha impedido que se empiece a construir, sino que, además, provocó que la Corporación Antiguo Puerto Madero (CAPM) hiciera calles que inevitablemente deberán ser rotas antes de su inauguración para que esos mismos empresarios instalen debajo de ellas los caños de cloacas, agua, electricidad, etc.

El Dique 1 fue adquirido a la CAPM en la década del 90 por la sociedad New Side, que tenía como accionista mayoritario al empresario inmobiliario Jorge Ginevra; años más tarde, su hijo Alejandro le vendió parcelas a G&D (de los arquitectos Gabriel Mayo y Daniel Mintzer), a la mexicana IQ -licenciataria para la Argentina de los hoteles mexicanos Mayans Resorts- y a una sociedad encabezada por Jorge Brito y Ezequiel Carballo, accionistas principales del Banco Macro. Posteriormente, G&D se asoció con Eduardo Gutiérrez, del Grupo Farallón, que hizo varios barrios cerrados en la zona de Pilar.

  • Presentación

  • El año pasado, todos ellos presentaron sus respectivos proyectos para las parcelas de su propiedad, que en casi todos los casos sufrieron modificaciones posteriores a su lanzamiento. Finalmente, los emprendimientos quedaron más o menos así:   

  • Brito/Carballo se asociaron al grupo Fernández Prieto -de amplia experiencia en desarrollos exitosos en esa área de la ciudad- para hacer Zen City, un proyecto en terrazas que arrancan en baja altura y terminan «arriba».   

  • G&D/Farallón harán 5411 (por el código telefónico de Buenos Aires), un emprendimiento de «usos mixtos» en el que habrá residencias, apart hoteles, oficinas, comercios y cocheras.   

  • IQ hará un hotel cinco estrellas apuntando a capturar el creciente turismo mexicano que llega a la Argentina.   

  • Ginevra con socios levantará el primer shopping mall de Puerto Madero, pero aspira también a construir cuatro torres residenciales en altura.

    Este último ítem fue el que causó la pelea entre los empresarios, una pelea que aún no terminó de saldarse. Ginevra echó mano a la Disposición 301, dictada en 1999 que limitaba la altura para construir en las parcelas que no eran las de él. Sin embargo, los otros tres grupos se presentaron ante la Procuración General aduciendo que esa norma había sido derogada por el Código de Planeamiento Urbano sancionado en 2000 por la Legislatura porteña; el procurador Agustín Zbar convalidó en tres dictámenes este criterio.

    La intención -entendible- de Ginevra era justamente impedir que levantaran torres de hasta 70 metros (21 plantas) que bloquearían la vista de las que él mismo piensa construir. Sin embargo, la suerte en la Procuración le fue adversa porque Zbar dictaminó que el Código -al ser posterior y de mayor rango- derogaba la Disposición 301.

    Por eso, tanto Brito/ Fernández Prieto como G&D, al quedar aprobados sus proyectos por la norma vigente, anuncian ya que comenzarán las obras en sus respectivos emprendimientos durante enero próximo. Lo mismo sucedería con el cinco estrellas de los inversores mexicanos.

    Lo curioso es que el que ahora corre peligro de realización es justamente el shopping de Ginevra: como toda obra de ese tipo, debe atravesar la instancia de la audiencia pública ante la Legislatura porteña. También -según fuentes del sector- podría sufrir algún recorte en el FOT (factor de ocupación del terreno) y FOS (superficie) de sus parcelas, lo que, obviamente, reduciría la altura y la cantidad de metros que le estará permitido construir.

  • Compromiso

    Las complicaciones no terminan allí: la CAPM terminó las calles, iluminación y hasta el mobiliario urbano de las calles que circundan y atraviesan el Dique 1 (en especial el boulevard Juana Manso, que corre paralelo a los docks), pero esas calles deberán ser rotas y perforadas para que los dueños de las tierras hagan la infraestructura de servicios, una obra a la que se comprometieron en el momento de comprar. ¿Por qué este apuro de la CAPM? Según las normas de la zona, tenía plazo hasta marzo próximo para entregar las calles; hoy quienes recorren el área pueden comprobar que está todo listo para que autos y peatones circulen por las calzadas y el malecón, pero alambradas y vallas impiden el paso por las razones apuntadas.

    Una última curiosidad al respecto: Zen City quiere abrir su salón de preventa en enero, pero está sobre Juana Manso; si no logran que esa calle sea abierta, los clientes no podrán llegar.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar