17 de febrero 2003 - 00:00

Sale decreto para sanear bancos y presionar a que den créditos

Sale decreto para sanear bancos y presionar a que den créditos
Los bancos tendrían un año de gracia y luego cuatro más para devolverle la totalidad de los redescuentos que le adeudan al Banco Central. Así lo está terminando de resolver el Ministerio de Economía, que está en plena elaboración del decreto que determinará de qué forma las entidades tendrán que cancelar sus deudas con la autoridad monetaria.

Las entidades que adhieran a este esquema de pagos en cómodas cuotas de sus redescuentos tendrán vía libre para volver a prestar. Justamente, hasta ahora los bancos con redescuentos no pueden lanzar nuevas líneas crediticias si antes no cancelan la deuda con el BCRA.

•Resolución

Pero en el Central preparan una nueva resolución para que los bancos que hayan adherido a este nuevo esquema de cancelación de deuda puedan reincorporarse al mercado de crédito.

Se trata de una norma fundamental para el futuro del sistema financiero. El monto de redescuentos otorgados durante la crisis de 2001-02 asciende a los $ 17.300 millones (unos $ 7.000 millones del total fueron a bancos públicos) y hace tiempo que se viene discutiendo la forma en que la banca deberá afrontar esa devolución.

Las principales características de esta cancelación de redescuentos son las siguientes:

• No se implementará el netting, es decir la posibilidad de que los bancos cancelen los redescuentos con préstamos garantizados (títulos públicos) que los bancos mantienen en cartera. La medida hubiera implicado un muy fuerte subsidio para las entidades que se endeudaron, y hubiera generado reacciones adversas de los bancos que no tomaron dinero del BCRA.

• El concepto a utilizar será el de «matching». De esta forma, los bancos podrán «calzar» los vencimientos de redescuentos con los pagos que vayan recibiendo por la tenencia de préstamos garantizados.

• Las cancelaciones de capital comenzarán recién en un año, o sea en marzo de 2004.

Recién a principios de 2008 deberían terminar de cancelar esta obligación, a través del pago de 48 o 50 cuotas mensuales.

• Un dato clave es que los redescuentos pasarán a ajustarse por la inflación, ya que se les aplicará el CER. Este ajuste también se aplica sobre los préstamos garantizados que ya están cobrando los bancos.

• Es probable que las cuotas no tengan el mismo monto. La idea es que al principio sean más pequeñas y vayan aumentando con el tiempo para no «ahogar» financieramente a los bancos involucrados desde el año próximo.

• Los intereses, en cambio, deberán ser pagados en forma mensual a partir de ahora. La tasa caerá sustancialmente, al mismo nivel que la vigente para los préstamos garantizados.

• La decisión es que los bonos incluidos en la fase 1 del canje efectuado en diciembre de 2001, no ingresen en la reestructuración de la deuda pública. Por lo tanto, al menos en esta primera etapa de negociación con los acreedores, no habrá quitas adicionales en los préstamos garantizados, que ya fueron pesificados a $ 1,40 más CER.

•Confirmación

Una alta fuente del Banco Central confirmó ayer que los bancos tendrán que seguir cancelando redescuentos «uno a uno» si quieren liberar el «corralón».

Esta es la principal traba que tiene un grupo de bancos para devolver depósitos reprogramados. Ocurre que por cada peso que efectivamente terminen desprogramando sus clientes, tienen que cancelar en la misma proporción depósitos con el BCRA.

Entre los bancos que están en esta situación (o sea con depósitos reprogramados), hasta ahora sólo el Ciudad y el HSBC decidieron devolver parcialmente depósitos que continúan acorralados. Claro que tienen la liquidez suficiente como para también enfrentar la cancelación de redescuentos al BCRA en la misma proporción.

Cerca de una docena de entidades también salió a liberar fondos del «corralón», pero no tuvieron mayores problemas porque no tenían fondos tomados del Central.

El total de CEDRO (Certificados de Depósitos Reprogramados) que existen en el sistema asciende a $ 18.467 millones, incluyendo el ajuste por el CER.

En los bancos que liberaron el «corralón», hasta ahora sólo 30% de los clientes fue a buscar el dinero, ya sea para comprar dólares, efectuar nuevos plazos fijos o -simplemente-dejarlo a la vista.

En cambio, 70% de los que podrían haber zafado del «corralón» prefieren esperar, ya sea un fallo redolarizador de la Corte o un amparo favorable, que les permita recuperar los dólares depositados originalmente.

Dejá tu comentario

Te puede interesar