Se frenó crédito en junio (y aumentaron las tasas)

Economía

El crédito bancario virtualmente se frenó en junio debido a la pérdida de depósitos que sufrieron las entidades y el aumento de las tasas de interés. Lejos de la tasa de crecimiento de entre 2,5% y 4% mensual de los últimos tiempos, este mes el aumento fue cercano a cero.

Según los datos difundidos por el Central, hasta el 20 de junio (última fecha disponible),el crédito al sector privado había caído 0,7%, mientras que en los últimos 30 días el incremento fue de apenas 0,6%. Las entidades optaron por recuperar liquidez tras la dura caída de depósitos sufrida en mayo, cuando perdieron $ 2.000 millones en plazos fijos.

En términos interanuales, el crédito igual presenta un alto crecimiento: acumula 38,9% de suba. Pero se estima que en los próximos meses se mantendrá la tendencia de clara desaceleración en el otorgamiento de nuevos préstamos, mientras no se termine de tranquilizar la situación del sistema financiero.

  • Regreso

    Este mes, sin embargo, fue algo más tranquilo desde el punto de vista monetario: volvieron $ 1.000 millones en colocaciones a plazo (es decir la mitad de lo que se había perdido), ante clientes que se sintieron más atraídos por el fuerte aumento de la tasa de interés (saltó de 8% a casi 18% en el segmento mayorista). Adicionalmente, las entidades siguieron cancelando Lebac y Nobac en su poder para conseguir más pesos.

    Como parte de esta estrategia para privilegiar la liquidez, era esperable que la banca redujera al mínimo la entrega de nuevos créditos. Incluso se nota una importante desaceleración en el ritmo de aumento de la línea de préstamos personales, que venía siendo claramente la «estrella» del sector. En junio, el stock apenas aumentó 1,5%, cuando venía creciendo a tasas por encima de 4% mensual.

    Pero otras líneas directamente muestran caídas, sobre todo los financiamientos de corto plazo para empresas. Adelantos y descuento de documentos presentan reducciones de 1,5% y 3,2% en los últimos treinta días.

    A esta meseta en el crédito confluyeron dos comportamientos: los bancos decidieron manejarse con mucha cautela y subieron significativamente las tasas de interés de sus líneas, incluso aquellas de plazos más cortos. Empresas e individuos también se manejaron con cuidado y resultó notable durante junio la disminución en la cantidad de gente que asistió a las sucursales para pedir un préstamo. De hecho, la disminución del consumo que se viene observando (y que está en relación a la incertidumbre desatada por el conflicto con el campo) genera al mismo tiempo menores requerimientos de financiamiento. Lo mismo es aplicable a la mayoría de las empresas, que no tienen planes de inversión a la vista.

  • Expectativa

    En el BCRA esperan que en julio la banca termine de recuperar los depósitos perdidos, aunque no será fácil que el público que compró dólares los venda para volver a posicionarse en pesos. Por lo pronto, las cajas de ahorro deberían tener un importante salto a fines de esta semana por el pago de sueldos y medio aguinaldo.

    Aunque las vacaciones de invierno (que comienzan la última semana del mes próximo) generan por otra parte una mayor demanda de pesos por parte del público.
  • Dejá tu comentario