Soja cerca de los u$s330 tampoco activa ventas en el mercado local

Economía

La semana pasada los agricultores vendieron apenas 355.000 toneladas, lo que representa una caída del 28% respecto de los siete días previos. Analistas del mercado recomiendan aprovechar la bonanza de precios, pero los vaivenes económicos plantean interrogantes en el sector.

En medio de los vaivenes económicos locales, el repunte en la cotización de la soja es una muy buena noticia para los productores agropecuarios y las arcas nacionales. Ayer en el mercado de Chicago la tonelada alcanzó su mejor valor desde enero de 2017 para cotizar a u$s393. Algo similar ocurre en el ámbito doméstico, la falta de oferta y la necesidad de la industria de contar con materia prima para aprovechar la baja temporal de retenciones, también impulsan los precios, ayer las fábricas ofrecieron u$s328 por la mercadería disponible y hubo negocios de hasta u$s330 por tonelada, valores totalmente impensados meses atrás.

En este marco algunos analistas del mercado aconsejan a los productores locales aprovechar la bonanza de precios, teniendo en cuenta que en este momento la oleaginosa experimenta subas por cuestiones climáticas que muy pronto pueden desinflarse y mientras tanto la baja de retenciones tampoco se mantendrá en el tiempo.

Lo cierto es que a pesar de las subas internacionales que incluso logran consolidarse en el ámbito local, la comercialización de la oleaginosa por parte de los productores continúa a la baja, eso queda en evidencia en las estadísticas oficiales que detallan, que entre el 7 el 14 de octubre -en plena vigencia de la rebaja de retenciones temporal- se informaron negocios por apenas 355.000 toneladas, un 28% inferior a la semana previa.

Mientras tanto la industria, desde que comenzó a regir la medida, ya anotó envíos por poco más de 1,8 millones de toneladas, en gran medida producto de la materia prima que tenían en su poder.

Por su parte los productores aún conservan en sus silos unas 16,1 millón de toneladas, valuadas en alrededor de u$s8.000 millones.

Todo lo contrario, sucede en Brasil ya que sus productores, aprovechando la bonanza de precios ya vendieron prácticamente toda la cosecha 2019/2020 y más de la mitad de la soja que recién están comenzando a sembrar.

En la Argentina mientras tanto, se lleva comercializado el 68% de la campaña 2019/20 y 3,1 millones de toneladas de la 200/21, es decir, apenas el 7% de la producción estimada en 46,5 millones de toneladas.

Ventana de oportunidad

Así es que si bien la tendencia no es nada alentadora, la próxima semana será la última en la que regirá la baja de tres puntos de las retenciones a la soja, a partir de noviembre la alícuota se incrementará a 31,5%, en diciembre a 32% y en enero del 2021 volverán al 33%, por eso, según explican desde el sector, si se activan negocios deberían concretarse antes de que termine octubre.

Por su parte el Gobierno reconoce que la rebaja de tres puntos temporal de las retenciones a la soja no sirvió concretamente para una mayor liquidación de divisas en lo que resta del año y en este marco, por el momento y a pesar de la fiebre por el dólar, no estaría planteando en lo inmediato una medida de impacto para el sector. Eso sí, el próximo 4 de noviembre el Gabinete económico volverá a reunirse con los representantes del Consejo Agroindustrial y a partir de ese encuentro se espera una serie de iniciativas que fomentarían las exportaciones del sector.

Dejá tu comentario