Volvió a luchar por una frontera

Economía

Apenas vuelta a recuperar la frontera de los 2.200 puntos, de inmediato la lucha debió formalizarse nuevamente por retenerla. Cambiaron las condiciones, la intención alcista encontró limitaciones de todo tipo y el escenario varió de manera radical. Empezando por lo que llegaba del exterior y donde -por más incentivos que se inyecten-el Dow mostró su pesadez, con otro cierre en blanco. El mapa regional obró en consecuencia, quedando el Bovespa con una sobria baja de 0,41 por ciento. Y ya a Buenos Aires se le hacía dificultoso poder delimitar lo suyo, en sentido contrario. A esto se le sumó una pérdida de energía en los negocios y en órdenes de compra, como para tener que soportar de entrada una caída a pique que llevó el mínimo intradiario a los 2.187 puntos (provenía de un cierre anterior de 2.209). El nivel de máxima nunca pudo quebrar el techo previo y el cierre solamente mostró una ligera mejora sobre lo más bajo del día. En definitiva, se sufrió un retroceso a los 2.193 puntos, que significó 0,7% de porcentual. En este caso, más que los referentes habituales.

  • Caída de ritmo

  • Las que llevaron adelante el trascender la frontera de los 2.200 puntos, el lunes, ayer actuaron como lastres de la gama ponderada. Tanto Tenaris como Pampa y Macro trabajaron con signos negativos. Y se agregó, para mal, la plaza de G. Galicia, con 1,22 por ciento de rebaja. Entre las clásicas bursátiles, la acción de Ledesma tuvo buen pasar y con 3,3 por ciento de aumento.

    En tanto, Polledo -relacionada con Metrovíasencabezó los aumentos, por segundo día. El volumen negociado sufrió una caída importante, a solamente $ 56 millones, en tal caso con actitud ortodoxa: de ir en dirección de los precios. Lo más remarcable, que por enésima vez se volvió a pagar dos veces por el mismo terreno, en un mercado que va y viene (como un subte, entre dos terminales cortas). Y la Bolsa, con molinetes.

    Dejá tu comentario