A Scioli le brota una campaña bis, híper K y sin tono naranja

Edición Impresa

EL ESLOGAN ES "VOTÁ POR VOS" Y RESALTA LOS LOGROS DEL KIRCHNERISMO. GUIÑO OCULTO DE LA CÁMPORA Y AGENCIA "AMIGA"

 Primero, tumultuaria, apareció la frase "el candidato es el proyecto" estampada en pasacalles y banderas. Luego asomó el eslogan "no votás un diputado, votás un país" que subrayó la afichería de Axel Kicillof. Ahora, en un gesto que trafica un sordo reproche a la campaña personalista de Daniel Scioli, el kirchnerismo sacó a la calle su propia campaña que, a diferencia de la oficial del candidato del FpV que diseña Ernesto Savaglio, elimina por completo el color naranja y se centra en los "grandes logros" de la temporada K.

La semana pasada, Eduardo "Wado" de Pedro y José Ottavis, dos de los caciques mayores de La Cámpora, le mostraron a un pelotón de candidatos bonaerenses la campaña que tiene a Horacio González, presidente de la Cámara de Diputados, como sponsor y fronting. El diputado de Ituzaingó, que busca su tercer mandato, digitó la operación junto a Ottavis, el jefe neocamporista de la provincia que, en general, todo lo que hace y deja de hacer tiene el OK explícito de Máximo Kirchner.

Propios

La campaña que gira sobre la consigna "Votá por Vos" se sintetiza en la sigla VXV, suprime el naranja y se sostiene sobre los colores clásicos e históricos del kirchnerismo: el celeste y el azul. Además de afiches y carteles, hay spots que se ven en Youtube, todos realizados por la agencia Subterránea, que supo producir piezas para Presidencia de la Nación.

"La campaña se la mostramos a Scioli y a Aníbal. A los dos les pareció buena", dijeron, ayer los promotores y consideraron que se trata de un mensaje "complementario" al del candidato presidencial. "Reforzamos el mensaje para los propios" explican y dan a entender con eso, que el mensaje vindicativo de los tres gobiernos K no aparece -no al menos con la intensidad que los cristinistas desean- en el relato campañista de Scioli.

En estas horas, luego de unas difusiones jugando al misterio, aparecerán los mensajes centrados sobre la Asignación Universal, el ARSAT y, entre otros proyectos de la era K, Conectar Igualdad. Al pie aparecerán alineadas y con el mismo nivel de importancia Scioli, Aníbal Fernández y González. En los próximos días, la campaña se ramificará en otros municipios, en particular en aquellos donde La Cámpora lleva candidatos propios, como Moreno, con Walter Festa y San Vicente, con Diego "Chapu" Barrale.

Quizá se replique también, en Mercedes donde es candidato Juan Ignacio Ustarroz, hermano de "Wado" de Pedro. "Juani" tiene, entre los postulantes de LC, uno de los pulseos más bravos contra el macrista Lucas Fal porque en ese distrito, según dicen en Gobierno, Scioli es un ancla electoral: apenas mide 28 puntos mientras Ustarroz está en el 34%.

Paralelas


La campaña bis en provincia de Buenos Aires, simultánea pero a la vez autónoma de la ola naranja sciolista, sigue un lineamiento que se ensayó, con altísima visibilidad, en la Capital. Kicillof, primer candidato a diputado por el FpV porteño, la figura de La Cámpora con más alta exposición electoral tiene una campaña propia, con colores y mensajes absolutamente distintos a los de Scioli. En los afiches -y no en todos- aparece casi perdida la mención "Scioli presidente, Zannini vice" con una imagen única y personalísima de Kicillof.

En los volanteos que el neocamporismo hace en las esquinas porteñas, los militantes reparten papelerío de Kicillof y los demás candidatos, entre ellos Andrés "Cuervo" Larroque, Nilda Garré y Victoria Montenegro. No entregan, en general, material sobre Scioli ni sus propuestas. En el PJ porteño aseguran que es por una orden directa y explícita de Máximo quien fue hasta ahora, el único candidato nacional de alto conocimiento que no hizo campaña con el postulante presidencial.

"Nosotros queremos ganar la elección, trabajamos para que Scioli gane, pero él no nos incorpora en la campaña, quizá piensa que lo perjudicamos" dice, con mordacidad un dirigente de la cúpula del clan híper K que justifica la campaña propia con mensajes para los propios y los sectores que miran de reojo a Scioli. Asoma, proyectado, el ruido de una convivencia futura.

Tensiones

Nada es causal. La Cámpora no entró en la campaña sciolista y en medio se produjeron varios episodios ásperos. Primero fue la aparición de Gustavo Marangoni como "negociador" sciolista con la agrupación juvenil en territorio porteño, casi una afrenta para los cristinistas que porque el presidente del BAPRO es una figura que generó resistencia extrema.

En paralelo, el sciolismo planeó un acto del candidato con Juventud Peronista para la Victoria, que comanda Domingo Angelini, ahijado del gobernador, donde se alinean varios dirigentes "hereditarios" como Sara Alperovich, Germán Fellner o Espartaco Marín -hijos de gobernadores y de exgobernadores-, y se armó como contracara de La Cámpora. Al final, cuando se anotició de la aventura Scioli volteó el show para evitar chispazos porque hubiese sido traducido por la cúpula neocamporista como una declaración de guerra. Scioli no tiene previsto por estos días actos juveniles.

En ese juego de desencuentros, aunque Kicillof y De Pedro fueron a la cena de recaudación del FpV en Costa Salguero, otros dirigentes juveniles rechazaron la invitación con el argumento que "la orga" no los autorizó.

Dejá tu comentario