10 de septiembre 2009 - 00:00

A un paso

Del Potro ya fue semifinalista este año en Roland Garros. ¿Podrá repetir en el US Open?
Del Potro ya fue semifinalista este año en Roland Garros. ¿Podrá repetir en el US Open?
La posibilidad de alcanzar por segunda vez en su carrera las semifinales de un Grand Slam están a la vuelta de la esquina. Para que esto se materialice, Juan Martín Del Potro primero tendrá que enfrentar hoy a las 16 (hora de la Argentina) al croata Marin Cilic, 17º preclasificado, por los cuartos de final del US Open, en el estadio Arthur Ashe, donde jugará por primera vez. Tras la gran victoria del martes frente al español Juan Carlos Ferrero por un triple 6-3, en un partido en el que descolló con su saque, con el que conectó 22 aces y consiguió un 81 por ciento de puntos ganados con su primer servicio, el número seis del mundo está cumpliendo con los pronósticos que lo daban como uno de los candidatos y hoy buscará aprovechar la eliminación del número dos del ranking de la ATP, el escocés Andy Murray, justamente a manos de Cilic.

Sobre el nivel del croata, Del Potro advirtió:»Puede ser tan peligroso como Murray porque la victoria sobre el escocés le puede dar mucha confianza». En el único antecedente en el circuito de la ATP con Cilic, el tandilense lo venció en octavos de final del último Abierto de Australia, por 5-7, 6-4, 6-4 y 6-2, pero también se enfrentaron varias veces como juveniles. «Nos conocemos bien. Nuestros partidos siempre fueron cerrados, incluso en Australia, donde jugamos cuatro sets durísimos. Es un jugador peligroso, que tiene un gran saque. Ante Murray hizo 40 winners y no muchos pueden hacer tantos», apuntó.

Y agregó: «Trataré de buscarle la vuelta pero, ante cualquiera que sea mi rival, trato de hacer mi juego. Espero que mañana (por hoy) me levante bien y pueda estar fino con las armas que necesito para ganar».

Frente a Ferrero, Del Potro fue una verdadera aplanadora, con un estupendo saque -conectó 22 aces- y una enorme concentración que lo llevó a no ceder nunca su saque y a esperar pacientemente el momento para quebrar el servicio de su rival.

Dejá tu comentario