16 de noviembre 2016 - 23:28

Acorralan al camarista que metió presa a una secretaria

• JUSTICIA RECHAZÓ SU DENUNCIA POR "DÁDIVAS" Y LO DEJÓ MÁS CERCA DE UN LLAMADO A INDAGATORIA
Fallo adverso complicó situación del juez de Casación Juan Carlos Gemignani. Marcelo Martínez de Giorgi sobreseyó a empleada y a Julio De Vido, y reenvió su decisión al magistrado que lo investiga.

inédito. Juan Carlos Gemignani generó un episodio nunca visto en los tribunales federales durante la feria judicial de invierno.
inédito. Juan Carlos Gemignani generó un episodio nunca visto en los tribunales federales durante la feria judicial de invierno.
Juan Carlos Gemignani quedó un paso más cerca del llamado a indagatoria que pidió la fiscal Paloma Ochoa en una causa en la que se lo investiga por "privación ilegal de la libertad" de una secretaria de la Cámara Federal de Casación Penal. El juez Marcelo Martínez de Giorgi desechó una denuncia penal realizada por el camarista contra la mujer, María Amelia Expucci (a quien ordenó detener durante la feria judicial) y contra el exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, por presuntas dádivas. En un duro pronunciamiento, el magistrado cuestionó por "infundada" la acusación y decidió reenviar su fallo a su par Rodolfo Canicoba Corral, que tramita la causa contra el propio Gemignani, que ya está imputado. De fondo, se pone en juego el estratégico sillón de la presidencia del máximo tribunal penal para 2017, para el que Gemignani -antes de este episodio- era un número puesto. Esa decisión debe darse los primeros días de diciembre y también mantiene expectante al Consejo de la Magistratura, que tiene un pedido de destitución en su contra, interpuesto por el gremio de empleados judiciales.

En pleno receso invernal, Gemignani ordenó a Expucci inventariar unas cajas con material donado por Planificación a Casación durante 2015, que estaban almacenadas en una sala de audiencias. Como telón de fondo, se disputaba otro episodio del enfrentamiento que mantenía con su colega Ana María Figueroa, a quien reportaba la prosecretaria. Ella se negó porque no estaba entre sus funciones atender ese pedido. En un hecho sin precedentes, Gemignani dispuso su inmediata detención e incomunicación por el lapso de dos horas, tiempo en el cual la denunció penalmente por desobediencia. Martínez de Giorgi -de turno- ordenó liberarla y el 22 de agosto cerró la causa contra la empleada por inexistencia de delito. Mientras tanto, Expucci lo denunció por secuestro y Gemignani -ante un frente complicado- contraatacó en una presentación por dádivas contra la mujer y contra De Vido por ser quien entregó monitores y elementos para videoconferencias a la cámara.

Sin dádivas

"Es infundado sostener que la entrega de dichos elementos a la Cámara de Casación Penal haya atentado contra la probidad o la confianza en la objetividad de las decisiones de los magistrados que la componen", sostuvo Martínez de Giorgi en el fallo al que accedió Ámbito Financiero. El juez consideró que los artefactos del Plan Argentina Conectar "no obstante la razonable utilidad que poseían" no podían comprometer la imparcialidad de los funcionarios, tenían escaso valor y no encerraban "conflictividad", por lo que era imposible que encuadren en el delito que denunció el camarista. Subrayó que pese a que todos los jueces se habían enterado de la existencia de aquella donación en noviembre de 2015, Gemignani tardó casi 9 meses en denunciar el presunto delito. "Es decir, cuatro días después de que aquel magistrado ordenara una detención en perjuicio de Expucci, fundado en la supuesta comisión de un delito en flagrancia, el cual nunca pudo haber sido considerado tal porque la figura penal atribuida a la nombrada no prevé pena de prisión como sanción pasible", argumentó.

"La presente denuncia respondería a un intento del denunciante de justificar su conducta anterior en perjuicio de Expucci", fustigó Martínez de Giorgi a Gemignani. Agregó que la acusación "se desvanece por su calidad endeble y sin sustento probatorio alguno", lo que relacionó con la anterior denuncia del camarista también desechada por el magistrado de primera instancia por no poder ser siquiera considerada como un delito.

Frente complicado

El sobreseimiento dictado tanto para Expucci como para De Vido complica el otro frente judicial abierto contra Gemignani. Martínez de Giorgi le reenvió copias de su sentencia a Canicoba Corral, quien ya cuenta con un pedido de indagatoria contra el camarista solicitado por Ochoa. El juez de Casación había recusado a la fiscal (que lo había acusado de violencia de género contra Expucci) precisamente porque se manifestó -junto con otras mujeres- en el edificio de Tribunales cuando se conmemoró el #Niunamenos. Con esto, apenas logró retrasar una definición de Canicoba Corral. Al interior de Casación, está en disputa el sillón de la presidencia para el año próximo, a definirse en diciembre y para el que Gemignani era favorito. Tanto desde el Consejo como desde el Poder Judicial observan esta definición y se interrogan sobre si ahora, por una cuestión de "imagen", Gemignani juntaría los votos necesarios para erigirse.

De eso depende, en parte, el avance de la causa en su contra. Algo también relacionado con el pedido de jury ingresado por el gremio que conduce Julio Piumato, lo que trastocó el itinerario que el oficialismo tenía previsto para avanzar en la destitución de determinados jueces de Comodoro Py.

Dejá tu comentario